Militariza Iván Duque con cinco mil soldados frontera con Venezuela

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el despliegue de cerca de cinco mil soldados en la conflictiva región de El Catatumbo, fronteriza con Venezuela, para combatir al narcotráfico y a los grupos armados ilegales que pululan en la zona.

Las tropas buscarán enfrentar “la presencia de terroristas y grupos organizados, que quieren imponerse con la violencia en la segunda región con más narcocultivos del país”, dijo el mandatario en un acto celebrado en el municipio colombiano de Ocaña.

“Venimos a El Catatumbo a honrar la palabra: a decirles que vamos a devolverle la paz a cada rincón de esta región. Vamos a derrotar con disuasión y capacidad ofensiva a los que quieren estar en la ilegalidad y apoderarse de las esperanzas ciudadanas”, señaló el mandatario.

Agregó, además, que la presencia de la fuerza pública en la región va de la mano con el anhelo de equidad del gobierno.

La nueva unidad castrense se sumará a los dos mil policías y militares que fueron movilizados en abril pasado para reforzar a los 6 mil efectivos que custodian la región limítrofe con los estados venezolanos de Zulia, Táchira y Apure.

“Son más o menos cinco mil soldados los que vienen a combatir los diferentes factores de criminalidad, el narcotráfico, la extorsión y el secuestro que imperan en la zona”, informó, por su parte, una fuente del ejército, luego de las declaraciones de Duque.

La región de El Catatumbo se la disputan los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), disidentes de la desmovilizada guerrilla maoísta del Ejército Popular de Liberación (EPL), bandas narcotraficantes y contrabandistas, por ser una zona de cultivos de hoja de coca y de salida de cargamentos de droga hacia Venezuela.

Los enfrentamientos entre estas organizaciones criminales han provocado el desplazamiento de miles de pobladores, así como un alza de homicidios selectivos y secuestros, según las autoridades.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela, que comparten una porosa frontera de 2 mil 200 kilómetros, están prácticamente congeladas desde el mandato del expresidente Juan Manuel Santos (2010-18).

Duque retomó las banderas de presión diplomática contra la “dictadura” de Nicolás Maduro que enarboló su antecesor, en medio de la llegada de miles de venezolanos a Colombia que huyen de la aguda crisis económica en su país.

Colombia, principal productor mundial de cocaína y en vías a superar un conflicto armado de medio siglo, ha reconocido su incapacidad de atender sola al millón de venezolanos que ha entrado a su territorio en los últimos años.

El gobierno de Venezuela, reacio a reconocer la crisis migratoria, ha acusado al gobierno de Duque de ser parte de un supuesto complot para derrocar a Maduro. Sin embagro, Bogotá niega con vehemencia esos señalamientos.

Jefe de Información
Editora de contenidos web