‘Willa’ se degrada a baja presión remanente; continuarán las lluvias

La depresión tropical Willa se degradó este miércoles y ahora es una baja presión, pero aún dejará lluvias en Durango, Zacatecas, Coahuila y Nuevo León, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

También dejará tormentas fuertes en San Luis Potosí y Tamaulipas, agregó el organismo.

Actualmente Willa se encuentra a 50 kilómetros al oeste de Saltillo y a 120 kilómetros al oeste-suroeste de Monterrey; avanza en dirección noreste a 44 kilómetros por hora con vientos de 35 kilómetros por hora y rachas de 55 km/h.

Tras el paso de Willa, las evaluaciones de daños fueron escasas durante la noche debido a la oscuridad y a las malas comunicaciones, pero las autoridades federales dijeron que algunas zonas quedaron sin suministro eléctrico y había reportes de daños en estructuras endebles con tejados de hojalata.

Willa tocó tierra el martes en la noche a unos 80 kilómetros al sureste de Mazatlán, un destino turístico con hoteles de gran altura y unos 500 mil habitantes , incluyendo muchos expatriados estadounidenses y canadienses. La tormenta comenzó a perder fuerza durante noche luego de azotar localidades turísticas de costa, pueblos de pescadores y granjas en la costa de Sinaloa, como un huracán de categoría 3.

Antes de llegar a territorio continental cerca de Isla del Bosque con vientos de 195 kilómetros por hora el martes en la noche, la tormenta azotó las Islas Marías, un archipiélago situado a unos 100 kilómetros de la costa que tiene una reserva natural y una prisión federal.

Las autoridades declinaron explicar las medidas de seguridad que se tomaron en el penal citando motivos de seguridad, pero señalaron que su prioridad era la seguridad e integridad de las personas.

El meteoro aceleró su avance a 28 km/h a última hora del martes y se esperaba que se debilitase rápidamente, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, que advirtió que la tormenta podría dejar lluvias intensas en partes de los estados de Jalisco, Nayarit y Sinaloa, donde podrían registrarse inundaciones repentinas y deslaves en zonas de montaña.

Las lluvias torrenciales comenzaron por la tarde y las autoridades de emergencia dijeron que desalojaron a más de 4 mil 250 personas en las localidades costeras e instalaron 58 albergues antes de que llegara la tormenta. Las escuelas cerraron y las calles estaban casi desiertas.

Ante la proximidad de Willa, la playa de Mazatlán prácticamente desapareció y las olas empezaron a estrellarse contra el malecón bajo un cielo cubierto por nubarrones negros.

Jefe de Información
Editora de contenidos web