Comerciantes gastan fortunas en evitar asaltos

Comerciantes y ciudadanos fronterizos afectados por ladrones invierten miles de pesos en sistemas de seguridad para proteger sus bienes y a sus familias, incluso algunos dotan a sus empleados de gas pimienta y artefactos de electroshock para que se defiendan.

“Yo tuve que ‘armar’ a mis trabajadores con lacrimógeno y aparatos de choques eléctricos porque tienen miedo de los ladrones”, comentó Leonel Aguilar, un empresario que tiene varios locales en la ciudad.

Además, instaló sistemas de video, monitoreo y sensores de movimiento en cada uno de sus negocios a un costo de casi 13 mil pesos por unidad.

La percepción de inseguridad que tiene, y que sus trabajadores comparten, lo obligó a realizar esa inversión desde el año pasado, cuando sustituyó los aparatos que tenía antes para mejorar la vigilancia.

Él forma parte del grupo de dueños de negocios que el martes pasado reclamó a las autoridades municipal y estatal que combatan a los ladrones que los tienen en jaque, al grado que en los últimos tres meses llevan contabilizados más de 50 atracos, cuando antes eran hechos ocasionales.

Datos del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec) y de la Mesa de Seguridad y Justicia de Ciudad Juárez establecen que en un año se incrementó el robo a tiendas de conveniencia un 42.7 por ciento.

Aguilar contó que las cámaras de videovigilancia son de utilidad en sus negocios hasta para ver quién llega, quién está parado afuera o quién estuvo para, si se da el caso, actuar y llamar a la Policía.

En cada una de sus propiedades instaló sistemas que cuentan con cámaras, monitores y sensores de movimiento; más la instalación, en conjunto pagó alrededor de 700 dólares, casi 13 mil pesos al tipo de cambio actual, por cada local.

Integrantes de la Asociación de Cerrajeros Profesionales del Norte (ACPN) dieron a conocer que particulares llegan a invertir hasta 8 mil pesos en chapas de alta seguridad ante el temor de sufrir daños o ataques.

Luego de dar a conocer que la demanda de cerraduras con mayor seguridad se incrementó hasta en un 50 por ciento desde principios de este año, informaron que un ciudadano llega a pagar mil, 5 mil o hasta 8 mil pesos por un implemento electromagnético, que son los que ofrecen mejor rendimiento.

De hecho, Aguilar tiene cerraduras con esa característica en uno de sus negocios, la instaló porque necesitaba tener controlado el acceso para dar protección tanto a sus clientes como a sus empleados, además a las propias instalaciones.

La puerta de acceso es controlada desde una computadora instalada en la recepción, así que nadie entra o sale sin que se accione el dispositivo, lo que representa una ventaja para los ciudadanos. Personal de un negocio que vende sistemas de seguridad, que pidió que no se le identificara debido a que no está autorizado para proporcionar información, indicó que los hay económicos de 2 mil pesos, hasta muy sofisticados que pueden llegar a los 50 mil pesos.

“La gente viene aquí y explica las necesidades de seguridad que tienen, se les muestra el equipo, hay quien no puede pagar mucho, así que hay equipo económico, pero algunos sí piden lo más sofisticado”, explicó.

Cámaras, sensores, monitores, alarmas, transmisiones por Internet, mensajes por redes sociales y otras opciones son las que se ofrecen en ese negocio a los interesados, quienes deben desembolsar distintas cantidades de dinero dependiendo del sistema que quiera.

Indicó que en la ciudad existen al menos una decena de negocios establecidos que se especializan en la materia, más “los patito” que expenden seguridad “chafa”.

“Entre más gaste la persona, más protección tendrá, así es como funciona”, sentenció el entrevistado.

Jefe de Información
Editora de contenidos web