Papa Francisco evade hablar sobre carta donde piden su renuncia

Al despedirse de Irlanda, antes de celebrar la misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias, en el parque Phoenix de Dublín, el papa Francisco, de forma totalmente inesperada, hizo un fuerte “mea culpa” por los crímenes de abusos sexuales, de poder y de conciencia perpetrados por miembros cualificados de la Iglesia.

“Pedimos perdón por todos los abusos cometidos en diversos tipos de instituciones dirigidas por religiosos y religiosas y otros miembros de la Iglesia, y pedimos perdón por los casos de explotación laboral a que fueron sometidos tantos menores”, se pronunció el pontífice.

Por la mañana, en el santuario mariano de Knock, el más importante de Irlanda el sumo pontífice también imploró el perdón por los abusos cometidos por parte de hombres de la Iglesia a niños y mujeres a quienes les quitaron o mataron a sus hijos, como en el caso de la Casa del buen Socorro para madres solteras, donde fueron encontrados 800 cuerpos de niños.

“Ninguno de nosotros puede dejar de conmoverse por las historias de los menores que padecieron abusos, a quienes se les han robado su inocencia, o que han sido alejados de sus madres y se les ha dejado una cicatriz de dolorosos recuerdos”, afirmó.

El papa Francisco afirmó que en Irlanda como en otros lugares, la honestidad y la integridad con las que la Iglesia católica enfrentará este capítulo doloroso de su historia puede representar un ejemplo para toda la sociedad.

En coincidencia con el segundo y último día del papa en Irlanda, diferentes medios publicaron una carta de denuncia de 11 cuartillas del exnuncio en Washington, el monseñor Carlo María Viganò.

Carlo María Viganò, quien pide la renuncia del papa Francisco porque, supuestamente, no actuó a pesar de que estaba al tanto de las acusaciones de abusos sexuales que pesaban sobre el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, por parte de seminaristas.

Según Monseñor Viganò, el papa Benedicto XVI le había pedido al cardenal McCarrick que se retirará de la vida privada. El pasado mes de junio el papa Francisco aceptó su renuncia al colegio cardenalicio tras una investigación que confirmó también abusos en contra de un menor.

A bordo del avión papal, Francisco se negó a confirmar o desmentir el contenido de la carta.

“Lean ustedes atentamente la carta y hagan su propio juicio, yo no diré ni una palabra sobre esto, creo que el comunicado habla por sí solo y ustedes tienen la suficiente capacidad periodística para llegar a las conclusiones, es un acto de confianza, cuando pase el tiempo y ustedes hayan sacado sus conclusiones, a lo mejor hablaré”, mencionó el papa sobre el tema.

Al referirse a la queja de víctimas de abusos sobre su negativa a crear un tribunal especial para juzgar a los obispos abusadores o encubridores, el papa contestó:

Vimos que esto no era viable y tampoco era conveniente por las diferentes culturas de los obispos que tienen que ser juzgados, hacemos un jurado por cada obispo, pero no es siempre el mismo”, señaló.

El papa también pidió prudencia a la prensa al informar sobre abusos para “no convertir a un inocente en culpable antes de ser sometido a juicio”.

En el vuelo de regreso de Irlanda, país donde fue aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo, el pontífice afirmó que los padres de un joven o una joven homosexual que quiere casarse o convivir con su pareja, deben aceptarlos como son.

“No deben condenarlo, tienen que dialogar, entender, hacer un espacio al hijo o a la hija, hacer un espacio para que se exprese, yo nunca diré que el silencio es un remedio, ignorar a un hijo o una hija con tendencia homosexual es una falta de paternidad y maternidad. Tú eres mi hijo, tú eres mi hija como eres, porque ese hijo o esa hija tienen derecho a una familia”, aseveró.

El próximo viaje de Francisco será a Lituania, Letonia y Estonia del 22 al 25 de septiembre.

Jefe de Información
Editora de contenidos web