“Buena suerte” el rescate de los niños en Tailandia

A pesar de las pocas probabilidades, la mayoría de los escapes ocurrieron sin incidentes.

Pero en el viaje número 11, para rescatar a uno de los últimos miembros del equipo de fútbol atrapados durante 18 días en la profundidad de la cueva, algo salió peligrosamente mal.

Los rescatistas en el interior de una cámara subterránea sintieron un jalón en la cuerda, señal de que uno de los doce niños y su entrenador pronto saldrían de los túneles inundados.

“Ya picó”, señalaron los rescatistas, según recordó el mayor Charles Hodges de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, comandante de la misión del equipo estadounidense en el lugar.

Pasaron quince minutos. Luego 60. Luego 90. (El Debate)

Jefe de Información
Gestor de contenidos periodísticos