A “QBA” le pagaron 3 mil pesos por disolver a los estudiantes; ya lo había hecho antes

Christian Omar “N”, conocido en el mundo de la música como “QBA”, se declaró culpable de llevar a cabo el proceso químico para eliminar todo rastro de Marco, Salomón y Daniel, jóvenes desaparecidos desde el 19 de marzo en Tonalá, Jalisco, al disolver sus cuerpos en ácido clorhídrico; delito por el cual cobraba tres mil pesos semanales.

Ante la Fiscalía, Omar “N” se identificó como “un famoso rapero”; contaba con un canal de Youtube en el cual publicó más de 60 videos con canciones de su autoría y más de 100 mil seguidores, pero lo que sus “fans” desconocían es que el tiempo en que no se dedicaba a la música, lo empleaba para servir al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

“QBA” recibía de manos del actualmente considerado como el cártel más grande de México, tres mil pesos a la semana por disolver en químicos los restos de las víctimas de dicha organización criminal, proceso que realizó con otras dos personas secuestradas y asesinadas; además, cometía otras actividades ilícitas que le encargaban.

Los cinco cuerpos ‘cocinados’ por el rapero fueron desbaratados en la misma finca ubicada en la colonia Prados Coyula del municipio de Tonalá, Jalisco.

Omar “N” no contaba con un empleo y apenas había cursado parte de la secundaria; de acuerdo con sus redes sociales tiene tres hijos y provenía de una familia de escasos recursos, aunque normal. Inició su carrera delictiva aún siendo menor de edad cuando formaba parte de una pandilla dedicada a robar a mano armada; en aquel entonces lo ubicaron integrantes del CJNG y lo reclutaron para desaparecer los cuerpos y distribuir droga.

Jefe de Información