Potente tormenta azota el norte de Europa

El servicio meteorológico nacional de Holanda informó que se registran rachas de viento de 140 kilómetros por hora, lo que ha provocado el cierre por más de una hora del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam y el servicio nacional de trenes quedó paralizado. Más de 200 vuelos se vieron afectados.

El tránsito en las carreteras holandesas se sumió en el caos mientras el viento derribaba tráileres y árboles. En Ámsterdam, las autoridades suspendieron el servicio de tranvías.

En la vecina Bélgica también se sentían los efectos de la tormenta, que provocaron el cierre del puerto de Gante por los fuertes vientos.

Las autoridades belgas decretaron de madrugada alerta naranja, el segundo nivel más grave, para el norte del país y el tráfico de tranvías quedó suspendido en algunas zonas de la capital, Bruselas, donde varios parques fueron cerrados al público.

En Alemania las escuelas están cerradas en varias zonas mientras el país se prepara para la tormenta invernal, que se espera que deje intensas nevadas, lluvias y vientos.

Las autoridades pidieron a los residentes, especialmente en el oeste y el norte, que en la medida de lo posible no salgan de casa el jueves.

En Gran Bretaña, el viento llegó a alcanzar los 110 kilómetros por hora y miles de viviendas del sureste de Inglaterra se quedaron sin electricidad. El estado de las carreteras es extremadamente peligroso en algunas zonas de Escocia.

Jefe de Información