Alrededor de cinco millones de personas aún necesitan asistencia humanitaria por los efectos de la sequía ocurrida al Sur de África entre 2015 y 2016, inducida por el fenómeno meteorológico, del Niño, alertó este lunes la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.
Pese a la aportación económica de los gobiernos de la región y la comunidad internacional y de las lluvias del año, el sur de África “continúa” en proceso de recuperación de la sequía, que para enero de 2017 había afectado a 41 millones de persona, indica la agencia de la ONU en un comunicado.

Jefe de Información