Urge PRI agenda conjunta con el gobernador

El Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional expresa que, a un año de gobierno, la administración de Javier Corral Jurado no ha respondido a las expectativas de los chihuahuenses en temas trascendentales como seguridad, empleo, educación, salud, desarrollo social y obra pública.

El delegado del CEN del PRI, Fernando Moreno Peña y la dirigencia estatal encabezada por Omar Bazán y Georgina Zapata, hacen un respetuoso llamado al titular del Ejecutivo del Estado para desarrollar una agenda de gobierno, que más allá de posturas partidistas lleve a generar un mejor presente y futuro para Chihuahua.

El PRI expresa su preocupación, ya que un análisis a la administración de Javier Corral establece que, durante este periodo, no se han cumplido las ofertas de su campaña; entre otras: compromisos no cumplidos con las organizaciones indígenas y sus líderes asesinados, lamentables atentados contra los periodistas de nuestro estado y para el ciudadano en general la tranquilidad en las calles que ya habíamos recuperado.

No es posible que grupos armados ostenten su poder masacrando impunemente a nuestra gente, y que el silencio o la victimización sean la respuesta de la administración estatal.

Hoy vivimos en un estado de temor e incertidumbre ante el creciente número de homicidios, asaltos, secuestros, extorsiones y delitos patrimoniales, mientras impera la falta de una estrategia y un exceso de “repartición de culpas” que ofende la inteligencia de los chihuahuenses.

Con más de mil asesinatos y una clara tendencia a la alza en otros delitos de alto impacto, no se puede claudicar ni resolver con discursos este grave problema que a todos nos preocupa.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta que tan sólo de octubre del año pasado a junio del presente 2017, delitos como el secuestro que veíamos casi erradicado, se incrementaron en 200% con relación al año anterior; la extorsión en 38%; el robo de vehículos con violencia en 16 % y los homicidios dolosos en más del 50 %, sin tomar en cuenta los dolorosos acontecimientos sucedidos en septiembre pasado.

El Ejecutivo está obligado a llevar a los tribunales a todo aquél que haya violado la ley, sin protagonismos y asumiendo el rol que le corresponde. La justicia no debe estar sujeta a la interpretación facciosa de una persona.
Además, se ha convertido en una farsa la división de poderes, porque más allá de actitudes populistas y de atracción de líderes para concederles puestos importantes en la administración, no se ven acciones de fondo en el ejercicio de un auténtico poder ciudadano, y mucho menos solución a los problemas.