Niñez mexicana enfrenta el reto de superar trauma por temblor

Los niños de la capital mexicana empiezan este lunes el regreso gradual a sus escuelas y se enfrentarán al reto de superar el trauma que vivieron cuando un fuerte sismo los sorprendió dentro sus aulas el martes pasado y sacudió sus vidas y la de sus familias.

“Si tienen sentimientos muy fuertes, muy negativos, es importante tratar de superar esto, a veces necesitan apoyo psicológico profesional”.

Y es que los niños estaban en el colegio cuando el sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter golpeó a las 13.14 hora local con fuerza el centro y sur del país, justo el día en que se conmemoraban 32 años del poderoso terremoto que causó miles de muertos en capital y el derrumbe de cientos de edificios.

Ese sismo marcó un antes y un después en el país, que desde entonces realiza simulacros para preparar a la población ante otro terremoto, endureció las reglas de construcción e instaló alertas que avisan con unos 50 segundos de anticipación de un temblor.

Pero ese día la alarma sonó casi de manera simultánea al inicio del movimiento telúrico, porque el epicentro se localizó entre los límites de los estados de Morelos y Puebla, a solo 120 kilómetros de la capital del país.