Mueren más de 80 personas en ataques

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) volvió a golpear ayer a los chiíes en una serie de atentados en la provincia de Diqar, en el sur de Irak, que causaron al menos 83 muertos, mientras que en el norte los yihadistas han perdido gran parte de los territorios que controlaban.

El director general de Sanidad de Diqar, Yasem al Jaldi, informó que las víctimas mortales ascienden a 83 y los heridos a 93, en varios ataques reivindicados por los yihadistas en las redes sociales.

Una fuente de seguridad dijo que entre los fallecidos hay ciudadanos iraníes, aunque no especificó si realizaban una visita religiosa a la provincia de mayoría chií en el sur de Irak, donde hay varios lugares sagrados de peregrinación de esta rama del islam.

Según la fuente, dos coche-bomba hicieron explosión, al mismo tiempo que tuvo lugar un asalto armado contra un restaurante de Fedek, situado a unos 80 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Nasriya, a 350 kilómetros al sur de Bagdad.

La televisión iraquí Al Sumaria indicó que hombres armados vestidos con uniforme militar llegaron en dos coches al restaurante, entraron en el establecimiento y dispararon contra los clientes, entre los que había ciudadanos iraníes.

Posteriormente, se dirigieron a un puesto de control de las fuerzas de seguridad iraquíes e hicieron explotar uno de los vehículos, además de abrir fuego, añadió el canal.

El EI ofreció un detallado relato de los ataques perpetrados por sus hombres, en un comunicado en la red social Telegram en el cual aseguró que mató a un total de 200 personas.