Sin ritmo, sin gol, sin festejo

Santos y Diablos firmaron un somnífero empate celestial 0-0 en la eterna lucha entre el bien y el mal, anoche en el Estadio Corona, en lo que fue el cierre de la octava fecha del Apertura 2017.

Ambos equipos se nulificaron en la mayoría de los sectores de la cancha, además de las esporádicas intervenciones de los cancerberos, que cuando fueron exigidos, respondieron en el momento preciso.

El paro por la fecha FIFA les afectó en demasía a los equipos, quienes se vieron faltos de ritmo y sin la profundidad de cotejos anteriores, por lo que les costó mucho, poder hilvanar jugadas de peligro ante el marco rival.

Los Guerreros que venían de conseguir su primer triunfo de la campaña, siguen sin poder ganar ante su afición, que los despidió en medio de abucheos debido al mal resultado.

En los primeros 45 minutos, las emociones fueron muy escasas. Furch la tuvo, pero se enredó con la de gajos y no pudo jalar del gatillo, para que luego Izquierdoz, impidiera con una justa barrida, el disparo de Rodrigo López.

Néstor Araujo no pudo retrasar con la cabeza la pelota a Jona Orozco y se metió en problemas, cuando el balón casi se lo gana Rodrigo Gómez, quien se quejó que el seleccionado nacional, le impidió el paso al ponerle la mano en su rostro.

Los choriceros tuvieron su oportunidad, en una jugada a balón parado, pero el remate de Maximiliano Perg, se fue apenas por encima del arco local. El medio tiempo llegó y los técnicos hicieron pocos ajustes en su estrategia. Diego de Buen, fue el más insistente, con potentes remates que no encontraron su objetivo final.

Primero, el portero García rechazó el esférico, para luego disparar desviado y finalmente, impactar su intento en el poste, tras un tiro libre cobrado por una falta cometida a Furch.

Araujo también tuvo su chance, pero su cabezazo fue débil y a las manos del guardavallas mexiquense. Luego al “Cabecita”, le anularon una jugada de peligro, luego de que el asistente Pablo Hernández, marcara un inexistente fuera de lugar.

El mismo Jonathan Rodríguez y el africano Tavares, se abrieron el espacio en los linderos del área, pero sus disparos fueron muy francos a Luis Manuel García, que controló sin mayores problemas.

En los instantes finales, Orozco atajó un cabezazo de Santiago García que iba con dirección a gol, aunque antes, el portero verdiblanco, contuvo un tiro libre de Rodrigo López.

Con el empate, los Guerreros llegaron a 8 puntos para quedarse en el puesto 14 de la tabla. En la próxima fecha, visitarán al Cruz Azul, aunque antes, estarán en Ciudad Juárez, enfrentando a los Bravos por la Copa MX.