Masacraron a diez miembros de una tribu ancestral y absolutamente aislada del Amazonas

Nunca habían tenido contacto con la “civilización”. Y la primera vez resultó en masacre. Diez miembros de una tribu del Amazonas que vivía absolutamente recluida y aislada en una zona remota de esa impenetrable selva fueron asesinados por mineros que están siendo investigados por la Procuración brasileña.
La matanza fue denunciada por Funai, la organización brasileña que se ocupa de los asuntos de los indígenas del país, blanco de ataques continuos y en peligro. Esa agencia supo que un grupo de mineros del oro que trabajan en la zona se jactó de haber asesinado a diez indígenas. Fue durante una charla distendida en un bar cercano a la frontera con Colombia. Todo ocurrió en la segunda reserva indígena más grande de Brasil: Valle de Javari.