Nace aquí bebé a bordo de un Uber

Una mujer dió a luz a bordo de un automóvil de UBER la noche de ayer jueves, al sur de la ciudad; todo ocurrió de forma repentina, cuando el chofer de la unidad Golf color gris, se dirigía a trasladarlos rumbo al Hospital de Ginecología del IMSS.

Se trata del bebé de los señores Matilde Martínez Hernández y José Daniel Vega, ambos originarios del municipio de Urique, quienes llegaron desde hace varios días a la ciudad de Chihuahua con el fin de preparar la llegada del retoño, programado para el día 13 de Septiembre. José nunca imaginó que recibiría a su hijo en el asiento trasero del auto de alquiler.

El chofer de UBER, Abraham Leonardo Castro Torres, de 24 años, narró que recibió la solicitud de servicio en un domicilio de la colonia Los Pinos, alrededor de las 20:40 horas, donde una mujer desesperada, gritaba a su marido que necesitaba las llaves del portón para salir.

Cuando la pareja abordó el carro, la mujer aún no iniciaba labores de parto, sin embargo, cinco minutos después en la glorieta contigua de Plaza La Sierra la mujer comenzó a elevar el ritmo de su respiración y a dar señales de dolor, no tardó ni un minuto cuando en el semáforo de la calle 80 y periférico De la Juventud reventó fuente y un poco más adelante, ya en la lateral de Teófilo Borunda, Matilde comunicó a José que el bebé ya se encontraba fuera y le pidió que le ayudara a sacarlo con sus propias manos. De inmediato se escuchó el llanto del niño.

“Jamás se me va a olvidar saber que nació en mi carro, lo considero una señal de suerte, una bendición”, expresó el chofer.

A pesar de encontrarse a unos cuantos metros de la Cruz Roja, la mujer pidió al chofer que no parara y continuara su camino hasta el hospital, donde fueron recibidos por personal de la institución, quienes cortaron el cordón umbilical todavía dentro del carro. El chofer apoyó con la luz la lámpara del celular, por petición del personal.

“Esto fue algo inesperado, siento mucha emoción”, comentó José, el padre del bebé, quien ahora, junto con su esposa esperan valoraciones médicas para regresar a su hogar en Urique, donde él trabaja en una empresa minera y su esposa ejerce su profesión de ingeniera en ecología. Aún no saben cuál será el nombre de su hijo, quien nació en perfectas condiciones de salud a pesar de lo repentino del caso.

“Cuando se iba, la mamá me tomó del brazo, me miró a los ojos y me preguntó mi nombre. Después fuí a lavar el carro y a continuar trabajando para terminar la jornada. Me siento afortunado por lo que me pasó, ese niño me va a traer muchos pasajes”. Concluyó el chofer.