Treinta ‘soñadores’ se van a huelga de hambre

Treinta jóvenes indocumentados de Estados Unidos, conocidos popularmente como “soñadores”, se mantienen en huelga de hambre frente al Congreso para pedir a los legisladores que aprueben cuanto antes una ley que les permita evitar la deportación.

“Lo que estamos haciendo es importante porque ayunar es un símbolo de poder, es una forma de protesta. Nos permite encontrar el poder mental para hacer frente a esta situación”, dijo ayer a Efe Humberto Márquez, un joven mexicano de 22 años que forma parte del grupo que se ha declarado en huelga de hambre. Los jóvenes iniciaron su protesta antier martes, coincidiendo con el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de derogar un programa migratorio que les protege, tienen previsto mantenerla hasta el viernes.

“La decisión de Trump fue algo muy trágico, pero al mismo tiempo, vamos a levantarnos como siempre hemos hecho y vamos a luchar hasta el final”, aseguró Márquez, que llegó a Estados Unidos de manera irregular cuando tenía 6 años y que actualmente reside en la ciudad de Fort Smith, en el estado de Arkansas.

Márquez cuenta que se dio cuenta de “lo que significaba ser indocumentado” cuando llegó a la adolescencia y se planteó la idea de estudiar en la universidad. “DACA me permitió estudiar. La universidad me consideró como un estudiante de Arkansas y no un extranjero y entonces pude pagar una matrícula más barata. Acabo de graduarme y, ciertamente, ahora mi futuro no tiene claridad, ninguna dirección específica en este momento”, se lamentó Márquez.