Tras desalojo, empleados del Senado levantan denuncia en CNDH

Tras haber sido desalojado del Senado, donde protestaba por supuestos abusos laborales, el trabajador Michel Pavía interpuso una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El empleado de la cámara alta, desde hace 27 años, inició este viernes una huelga, tras haber sido amenazado y golpeado por elementos de Resguardo Parlamentario para que saliera del recinto.

Esta mañana, fuimos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para levantar la denuncia, por la manera en que fuimos denostados, ultrajados y golpeados.
“La queja procedió y está en fase de investigación, pero son hechos constitutivos de presuntas violaciones a derechos humanos por abuso de autoridad”, dijo Pavía.

Desvelado, por llevar al hospital a una de sus compañeras también agredida, dijo a Excélsior que no abandonará las instalaciones de la cámara alta, hasta que no haya respuesta de las autoridades para que paren los abusos para los trabajadores de lugar.

La noche de ayer, nueve trabajadores fueron desalojados por 50 elementos de seguridad, en una operación encabezada por el director de Resguardo Parlamentario, Isidoro González, acusó Michel Pavía.

Los empleados tenían tomadas instalaciones del piso 14 y del mezzanine, en protesta laboral contra el sindicato al que pertenecen.

 

“Hay descontentos porque presumimos que el Senado, en contubernio con el sindicato, están haciendo mal uso de los recursos”, señaló el empleado del Área de Consultoría Jurídica de la cámara.

Los sindicalistas disidentes tomaron las oficinas para detener el concurso escalafonario de plazas que organizó la secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores, Bertha Orozco.

Acusaron que el concurso “fue a modo” por Orozco y sin contar con las facultades para hacerlo, pues sobre ella pesan diversas órdenes judiciales que la desconocen como lideresa.