En el primer cierre de edición que le tocó en el semanario Ríodoce, Aarón Ibarra se sorprendió por el comentario de Ismael Bojórquez, director de la publicación: “Aquí los viernes son días de fiesta”.

Al principio no supo cómo interpretarlo. Le costaba trabajo entenderlo, inmerso como estaba en la edición de textos, cotejo de fuentes, referencias y datos informativos.
Su desconcierto aumentó cuando Andrés Villarreal, un reportero que se sentaba muy cerca del lugar que ocupaba Javier Valdez Cárdenas, se levantó de su asiento, abrió una de las ventanas que daba a la calle y gritó: “Fui caaarterooo”.

Los transeúntes alzaron la vista hacia la ventana para saber quién gritaba pero nunca lo vieron.

Jefe de Información