¡Lesiones de impacto! Cuatro en las últimas dos jornadas

Drama, enojo, momentos de tensión. Durante las últimas dos jornadas del Clausura 2017 se han presentado terribles lesiones que han dejado a Jaguares, Pachuca, América y Guadalajara sin algunos de sus jugadores más importantes. En la mayoría de estas ocasiones, sin una sanción correcta por parte de los árbitros en cuestión.

Ser el jugador que más faltas recibe en el futbol mexicano nunca fue algo bueno para Hirving Lozano, quien el pasado viernes, en el partido del Pachuca en Tijuana, fue víctima de una dura entrada por parte de Michael Orozco y que lo dejará fuera de las canchas hasta tres semanas.

En varias ocasiones, la directiva y cuerpo técnico del equipo hidalguense se había quejado del número de patadas hacia su jugador con el discurso que los silbantes tenían que cuidarlo más y tras esta entrada de Orozco, el silbante César Ramos no calificó la jugada con la seriedad debida.

En lo que va del Clausura 2017, el volante de los Tuzos ha recibido 35 faltas –mismo número que Ángel Reyna del Veracruz–, pero la del partido en el estadio Caliente ya lo sacó del encuentro. Lo peor fue la falla del silbante Ramos, quien sería exhibido tras la salida del defensor de los Xolos, según su técnico Miguel Herrera, porque no se sentía bien tras lo ocurrido.

Al ser atendido, Lozano y el cuerpo médico mostraron una fotografía de la cortada producto de la falta. Imagen desgarradora e impactante que se viralizó en redes sociales.

El sábado por la noche hubo dos lesionados más con diferentes criterios por parte de los silbantes, lo que ha generado más polémica. La primera fue por una entrada de Andrés Andrade sobre Renato Ibarra, que quedó en amonestación por parte del silbante Alfredo Peñaloza para el colombiano, mientras que el ecuatoriano sufrió una fractura de peroné.

Ibarra fue operado en Guadalajara por el doctor Rafael Ortega y estará fuera de circulación los próximos tres meses, con lo que las Águilas pierden al jugador que más salida le da al equipo de Ricardo La Volpe, quien se veía realmente molesto por lo ocurrido.

Un par de horas más tarde, Rubens Sambueza planchó a Isaac Brizuela y fue expulsado por el árbitro Fernando Hernández. De los tres silbantes involucrados en estas acciones, el más joven, el de menos experiencia, fue quien juzgó de la mejor manera la jugada en cuestión y expulsó al jugador argentino del Toluca.

Pero ahí no acabó este asunto. Ya en la zona mixta, después del juego, el propio Sambueza ironizó que si la Comisión Disciplinaria no castigó como debía al estadio Morelos por la botella que le arrojaron hace unas jornadas, por la entrada que le hizo a Brizuela y por la que será baja al menos un mes.

Estas entradas, estas lesiones, se llegan una semana después del episodio entre Jair Pereira, del Guadalajara, y Jonathan Fabbro, de los Jaguares. Éste último con fractura de nariz que le costó suspensión de dos partidos al defensor de las Chivas, jugada de la que el árbitro Marco Antonio Ortiz ni se enteró.

EL CASO DE CORONA

Aunque no fue producto de una dura entrada, las imágenes de Yasser Corona sobre el césped sintético del estadio Caliente se convirtieron en uno de los episodios más dramáticos de los últimos años. Después de un choque de cabezas con Eduardo Juárez, de Correcaminos, el zaguero de los Xolos cayó de mala forma y quedó inconsciente.

Fueron minutos de tensión y nerviosismo. Corona fue trasladado al hospital y después de una intervención quirúrgica para reparar el daño en la cervicales, que sufrió tras la caída, ahora se recupera de manera satisfactoria.

Ha sido imágenes impactantes y bajas importantes para equipos que tendrán que acomodar sus piezas de otra manera con las dificultades que esto representan. Será labor de la Comisión de Arbitraje tomar en cuenta lo sucedido en las últimas dos jornadas para sancionar de mejor forma estas entradas, mientras que la Comisión Disciplinaria tendrá otra de esas semanas complicadas con importantes decisiones por tomar en cuanto al castigo para los infractores.