Galimatías…Trump un peligro para México

Tal pareciera que las palabras de Nicolás Maquiavelo se hicieran presentes de la noche para la mañana y se cumpliera la profecía del poder: “Nada le falta para gobernar sino el reino” ¿Estaría dedicada a Donald Trump? Este candidato habla con la seguridad que da la lucha por el poder político y enfatiza su campaña con un odio racial y despectivo hacia nuestro país. A él sólo le falta ganar las elecciones para ser la más terrible de las amenazas y el hombre más peligroso para México.

 

La campaña estadounidense tiene a todo el mundo interesado en las figuras de los dos actores principales y que representan a los partidos políticos tradicionales que de nueva cuenta compiten por el voto que los lleve a la oficina oval. Las elecciones de noviembre próximo nos permiten compartir las reflexiones que expertos y estudiantes han expresado en diversos foros de opinión. Las principales conclusiones a las que se llega y a pregunta expresa si el llamado “Donald” pudiera llegar a ser el presidente número 45 la respuesta es simple: Los dos (Hillary Clinton y Donald Trump) tienen las mismas posibilidades de ganar.

 

Al hacer un breve análisis de sus campañas, se observan que los niveles de aceptación de ambos candidatos son iguales y coinciden por no tener altos niveles de aprobación. En cuanto a la edad, los dos son candidatos “pasados” de años, es decir, no son jóvenes y se asoman a la ventana del adulto mayor, lo que complica el voto de los jóvenes por una opción de representación política. La campaña se está llevando en los medios de comunicación y sólo Trump es capaz de llamar la atención, con escándalos, mensajes “amarillistas” y un manejo de su imagen que llena los titulares de noticias de los principales medios; Hillary no acapara la nota periodística.

 

La experiencia profesional cuenta, por un lado, la candidata demócrata tiene una larga trayectoria dentro la esfera pública, exprimera dama, senadora y Secretaria de Estado, sin embargo, dicha trayectoria la hace vulnerable ya que no se materializa en acciones concretas de un electorado más exigente.  Por su parte, en el otro extremo, Donald Trump no tiene experiencia en el sector público, su fortuna la hizo en los negocios del sector privado y su principal punto de atracción es la construcción de un muro junto con una política antimigratoria que ha ganado poco a poco el voto de ciudadanos que se sienten desprotegidos por el actual régimen de Barack Obama.

 

Otra característica fundamental de las campañas de este 2016 es que han sido larguísimas, iniciaron hace dos años y han desgastado a cada uno de los candidatos, dividieron a los partidos políticos y la saturación que se ha producido hace casi imposible saber la oferta real de cada uno de los dos candidatos. Por ello es que salta la duda de quien ganará, ya que no es fácil determinar quien obtendrá el número suficiente de los votos electorales. Ello nos lleva entonces a definir y afirmar que serán los electores indecisos los que permitan a una u otra formula a ganar la elección.

 

Llegando al punto de las grandes definiciones, los estados de la unión americana que ha sido catalogados como pendulares (que votan de manera diferente en la elección presidencial en periodos electorales) son las únicas posibilidades reales de una alternancia que permita al candidato republicano llegar a la casa Blanca. En este tenor, la idea de una posible derrota o victoria dependerá de la participación de la comunidad latina que hoy se han convertido en la primera minoría y cuya elección está en sus manos.

 

En conclusión, la historia de las votaciones electorales en los Estado Unidos viven una etapa muy difícil para la política nacional de México y más por la amenaza que representa Donald Trump para nuestro país. El consenso en la sociedad mexicana es que Trum no sólo es una amenaza para el país sino que se ha convertido en el enemigo público numero y que como cereza de su pastel la idea de construir un muro es más que un insulto que no podemos permitir y mucho menos pagar. Sólo los mexicanos y latinos en una acción política colectiva y conjunta pueden lograr que gane una opción electoral que resulta la menos peor para México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *