Esperanza catalana

Disfrutàbamos de unas tetillas de monja, mmmmmm… un placer divinno; las acompañàbamos con una leche de doncella mmmmm…. otro placer divino deberas, luego, ya en casa, nos pondrìamos a ver la novillada en la plaza Mèxico, cuando de pronto suenò er celulitis, era la distinguida señora Manchega, algo preocupada ¡majo!, parece que me robaron la camioneta, estamos en el centro comercial Las Misiones, salimos de donde estàbamos como Pedro El Indio y cuando ìbamos a la mitad del trayecto, “one more time” suena er celulitis, era la patrona quien nos dijo con voz tajante: Regrèsate, ya encontrè la camioneta. No podemos escribir lo que pensamos de la señorona, pero es lo que ustedes estàn pensando. Y todavìa las feminazis, no aceptan que  la vida del hombre casao es de puro sufrimiento. Mardita sea la mar salà.

Total, terminamos en casa de la hija Verònica, para celebrar el cumpleaños de uno de los “ñetos” con una pozolà, nos empastelamos y nos encocacolamos, regresando a su humilde hogar, para pergeñar estos renglones en relaciòn a la fiesta que nos gusta desde “endenantes”, mientras nos vamos a las corridas de Calaveras, en la hermosa Aguascalientes y despuès esperar la corrida del 13 de noviembre aquì en la tierra del Bravo, que coincidirà con la inauguraciòn de la temporada grande 2016-17 en la Bàsilica del Toreo, de lo que hoy es ya la Ciudad de Mèxico, antes er Disitrito Federal.

Como la mayorìa de los aficionados (adas), saben, hace 6 años 6 en Barcelona, un grupo de polìticos populistas, brincàndose a la torera las leyes españolas (los muy imbèciles dicen que solamente son catalanes), al màs puro estilo fascita o el que ustedes quieran, prohibieron las corridas de toros  y desde entonces, la aficiòn taurina hispano-catalana, dejò de ver su espectàculo favorito y los dineros del toro, sufrieron un fuerte colapso, del cual no se han podido recuperar, lo cual, a estos populistas de mierda, les vale un cacahuate.

Como no hay mal que dure 100 años 100 ni pueblo que lo soporte, hace unos dìas el Tribunal Constitucional de España, anulò la disposiciòn populista o prohibiciòn, con lo cual la aficiòn de Cataluña, està de plàcemes, aunque la disposiciòn anterior, no podrà ser puesta en pràctica de inmediato y el pleito jurìdico entre los polìticos seguirà, sin saberse hasta cuando y la màs bella de todas las fiestas, la fiesta brava, conjuntamente con la aficiòn de esa regiòn, seguiràn esperando, hasta que llegue un fallo definitivo y se ordene por las autoridades correspondientes, que de inmediato y sin ningùn pretexto, se reanuden las corridas de toros en Barcelona y todos sus alrededores. Esa es, segùn nosotros, la esperanza catalana. Vale.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *