En la opinión de…Ciro: “Rojo Amanecer”

Entre los dimes y diretes que hace el gobernador Javier Corral Jurado al alcalde Armando Cabada por la designación como titular de la Dirección de Seguridad Pública del ex fiscal Jorge González Nicolás, la fronteriza Ciudad Juárez solo encontró un rojo amanecer  en el cambio de gobierno.

No solo el municipio de Juárez dejo de ser ejemplo a nivel nacional en la recuperación de seguridad pública, sino también el resto del estado, donde los enfrentamientos de  bandas del crimen organizado han recrudecido sus diferencias por lograr el control de los territorios llenando de sangre las poblaciones.

Nadie puede negar que Chihuahua era  excepción en materia de seguridad pública durante el pasado sexenio, un ejemplo para otras entidades en donde de manera conjunta gobierno y ciudadanía lucharon por abatir el flagelo del crimen organizado, modelo a seguir en otras entidades de la nación.

Hoy la realidad es la exigencia de la ciudadanía chihuahuense a que se retome el modelo aplicado, haya como haya sido, que permitió paz y tranquilidad durante la pasada administración estatal y que ahora es uno de los puntos torales a ser cumplidos y que requiere de urgente atención.

Las diferencias de los gobernantes deben quedar en ultima instancia, lo que se requiere ahora es que de manera conjunta cumplan  las promesas de campaña para logar abatir la incidencia de los delitos de alto impacto que se están registrando y los que han atemorizado  ya a los chihuahuenses.

A lo largo y ancho de la entidad la inseguridad campea libremente mientras que el gobernador mantiene una política de avestruz  con acciones propias de un dictador asumiendo disposiciones basadas en el encono personal como lo representa su oposición a la designación de González Nicolás por provenir de la pasada administración que encabezara César Duarte.

Las diferencias personales las está anteponiendo al ejercicio del servicio público en beneficio de los juarenses y con los mínimos resultados en materia de seguridad logrados hasta ahora desdeña a todos los chihuahuenses quienes ya afirman que la reversa también es cambio.

Al menos en ciudad Juárez ha negado el apoyo irrestricto y aliado para logar abatir la situación adversa que ahora padecen los fronterizos por el creciente grado de inseguridad quienes reclaman bajar la incidencia de los eventos delictivos, principalmente, os de alto impacto.

Sin estridencias y alardes se debe avanzar en el combate a la delincuencia. Los chihuahuenses esperaban más con este cambio de gobierno, hasta ahora y pese al corto tiempo de estar en el poder quedan mucho a deber, nada se ha avanzado y lo logrado en la pasada administración estatal se ha perdido casi en su totalidad.

Los reclamos ciudadanos muestran la urgente atención del nuevo gobierno estatal. Corral debe olvidar sus posicionamientos personales y ponerse a trabajar en un modelo de seguridad  ágil y eficaz con una coordinación vertical y horizontal con todos los involucrados en materia de seguridad pública para que los chihuahuenses puedan tener orden y paz.

La campaña política ya concluyó y recuperar Juárez para su partido solo depende del respeto que muestre a las ahora autoridades municipales electas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *