En la opinión de…CIRO Políticos sin privilegios

Antes de irse el nieto incomodo a su domicilio luego de la visita de fin de semana que acostumbra desde hace años hacer a los abuelos con quien pasa todos los fines de semana me dejo un ¨torito¨ como el les llama para que analizara que sucedería en nuestro país si los políticos no gozaran de privilegios.

Lo cuestione a que venia la pregunta  afirmando que nuestra nación desde la conquista se encuentra afectada por la corrupción, la impunidad y el abuso de todos los políticos, sin distinción de partido,  enfatizó, ninguno de ellos se salva, por lo que la conducción  de la nación  cada día va de mal en peor.

¿Crees que a los políticos y gobernantes les importa como viven millones de mexicanos? Es una clase corrupta que cada sexenio se alimenta de los recursos generados por los mexicanos, ninguno  se llena con lo que logran obtener y existe la complacencia entre ellos para obtener el poder económico que les solvente su futuro.

Presidente, diputados, senadores, gobernadores, alcaldes, ministros y los que pueden no buscan el poder para servir, se sirven de él por ello nadie quiere perder sus privilegios y prebendas  pillaje que ya tiene en el agotamientos social y económico a México.

Nadie de ellos entiende que su labor debe ser eminentemente social  y su rostro siempre se encuentra oculto por el antifaz de la hipocresía para poder llenar sus peculios de fortuna que es extraída de la riqueza que corresponde a un pueblo al cual han llevado a la miseria.

La avaricia y  prepotencia la encuentras de forma escandalosa entre estos entes vividores con escandaloso derroche de financiamiento público en los  congresos nacionales, estatales, partidos políticos, órganos electorales y donde se encuentre algún peso proveniente que hurtan a través del disfraz de salarios, compensaciones, seguros, automóviles, telefonía, gastos de toda índole con lo cual quitan el derecho de una mejor patria a los mexicanos.

México y los mexicanos aun estamos a tiempo de cambiar a los políticos del país designando a personas probas, honestas que tengan como principio la honestidad y austeridad en un país de más de 75 millones de residentes en extrema pobreza o de lo contrario acabaremos con lo poco que queda en esta nación.

Basta ya de seguir manteniendo a una caterva de aprovechados delincuentes y a su cofradía de protegidos a los que han convertido en una familia feliz que vive en la opulencia  a costillas de un pueblo ávido de justicia social, igualdad y que desde hace años desconoce como matar el hambre.

A ningún gobernante o político de partido alguno en esta nación le importa el hambre de sus conciudadanos, todos prometen y hablan con la blasfemia de la hipocresía y la única oferta de un cambio pero no de bien para el pueblo sino de ellos en donde se combina el quítate tú para robar ahora yo.

¡Debes de pensarlo abuelo!  Estamos a tiempo de asumir la lealtad a México y a todos los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *