En la opinión de…CIRO El México postrevolucionario

Políticos y corrupción siguen siendo alas de un mismo pájaro. La historia de nuestro país la han  forjador seres humanos con virtudes y defectos. Para nuestra desgracia han sido mayores los segundos que los primeros y aunque entendemos nuestro pasado no nos hemos dado cuenta de nuestro futuro el que solo la sociedad en conjunto lo puede cambiar para bien.

Aun y con la alternancia de gobierno seguimos viviendo una dictadura sin que hasta ahora se haya  cristalizado el cambio radical en beneficio de la vida nacional y los mexicanos, merced de una leve acción reformadora jurídica y una efímera participación democrática pese al enorme costo social y humano.

“Sufragio efectivo, No Reelección”. Dio origen al movimiento revolucionario de 1910 mediante el cual se eliminó la dictadura de Porfirio Díaz. Pero para nuestra desgracia en el México moderno aun la mantenemos con el neoporfirismo. Los mexicanos no hemos despertado aun y mantenemos una actitud medrosa y tímida.

Seguimos manteniendo al lobo a cargo del rebaño y no ha existido el cambio radical necesario que fije las condiciones y las nuevas reglas para tener la justicia social que desde hace más de un siglo seguimos  esperando los mexicanos por lo que seguimos manteniendo un poder burocrático corrupto y viciado.

Desde hace 116 años los mexicanos seguimos siendo despojados porque la misma revolución fue tranzada, por ello somos aun  rehenes de quienes conforman la cofradía de la riqueza económica y los designios de los Estados Unidos de Norteamérica, gracias a las conspiraciones de los gobernantes en turno.

Actualmente se siguen manteniendo los privilegios y las prebendas a los grupos de poder que mantienen un servilismo hacia el país vecino del norte con una falta total de respeto a nuestra dignidad  y a la democracia,  haciéndonos pagar un gran costo social y económico.

La ¨bola¨ de 1910 la seguimos manteniendo, solo que ya no es un movimiento armado, es de intereses, distintas motivaciones, de ideas y diferentes banderas en provecho personal sin tener el cambio radical de beneficio que merecemos nosotros  para una mejor vida.

El México de hoy y su pueblo  merece una vida  mejor pero para ello es necesario y urgente romper  la injusticia social para lograr la equidad a la cual se aspira y obtener los cambios substanciales para poder ejercer los   ideales  revolucionario  que a  la fecha son letra muerta.

Hoy a 116 años del movimiento revolucionario en México no supe si festejarlo o lamentarlo por que aun y cuando la historia oficial nos muestra la Revolución como una gesta contra el gobierno dictador e injusto que llevo a la nación a una era de prosperidad y democracia,  la realidad es muy distinta a lo que se conmemora.

Millones de mexicanos en pobreza extrema y miseria, hace pensar que el movimiento revolucionario fue un total fracaso porque no logro erradicar la primera y mucho menos darnos la segunda de las aspiraciones y aunque fue un movimiento heroico no dio la victoria al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *