El nuevo gobierno municipal

La nueva conformación del honorable Ayuntamiento del municipio de Juárez, Chihuahua nos pone a reflexionar sobre lo que ocurrirá en las próximas semanas. El carácter y temple de los gobernantes será puesto a prueba y la política deberá ser más dulce para evitar una confrontación que implique una batalla pírrica. Como es de saberse, la conformación del cabildo tiene 20 regidores y además el presidente en funciones con su voto de calidad. Pues de ellos existe una mescolanza de colores e ideologías que pueden herir susceptibilidades de un momento a otro y romper los equilibrios.

Para los ciudadanos en común, no nos conviene una batalla, ya hemos perdió mucha sangre en las calles, ya hemos sufrido el menosprecio de políticas públicas desde el centro del país y de políticos que han ofrecido las “Perlas de la Virgen” y nunca han cumplido su palabra. En consecuencia, la mejor frontera de México sigue esperando que el rezago social, las mejoras en educación, en salud y de infraestructura urbana lleguen y porque estas mejoren la calidad de vida de los juarenses. Por ello, no podemos pedir otra cosa que  no sea el bienestar común que van ligados a los ejercicios del poder público en prácticas exitosas de gobiernos locales.

Un indicador interesante del gobierno municipal en la integración del cabildo es que existe una representación política plural y una representación partidista que se cumple en la gran mayoría de su composición, de acuerdo a los porcentajes totales de votación con la más alta participación registrada en los últimos 20 años, el PAN tendría en proporción de sus votos en 3 regidores; a MORENA le correspondería un regidor; al PRI 4 y entre los partidos PVEM, PT y PANAL uno más. La planilla ganadora tendría 10.5 regidores que en los redondeos y en la práctica se convierten en los once que tiene. En este acercamiento, la distribución de los regidores de mayoría relativa y representación proporcional  cumplen con el principio de representación de acuerdo al número de votos obtenido (incluyendo la coalición). Lo único que hizo la Ley electoral del estado fue meter ruido en la asignación y repartición de los mismos, olvidándose de la representación ciudadana en el indicador de votos obtenidos. Se cumplió pero hizo compleja la asignación.

Sobre el gabinete del hoy Alcalde Héctor Armando Cabada Alvídrez, podemos señalar que existe una sumatoria de actores de diversos centros ideológicos y/o políticos que deberán responder a su rienda, no es una tarea sencilla, son muchos generales y caudillos de batallas y frentes diversos que también obedecen a otros patriarcados. Será interesante conocer sus resultados, hay gente muy valiosa, con experiencia y sin embargo tienen los ojos de los otros actores partidistas y políticos que señalarán cruelmente sus errores, para muestra un botón: el enfrentamiento por la nominación del jefe de la policía municipal.

Las expectativas sobre el gobierno de Armando Cabada son altas, demasiado por su compromiso público y si logra cumplir cada una de sus promesas de campaña lo enfilarán hacia una reelección en un año y medio. Si se queda sólo en las promesas se complicará su gobierno y los sueños de una candidatura independiente en el año 2021 se esfumarían. Conociendo su trayectoria y el apoyo de su familia y de los grupos económicos de la región, pondrá toda la carne al asador para lucir. No tiene otra alternativa a un proyecto de gobierno sexenal y por la vía independiente.

Para unos suena muy irrealista esa valoración, pero los números fríos así son. Sacó como candidato independiente  más votos que el gobernador del estado Javier Corral Jurado en Ciudad Juárez; ha marcado la diferencia más amplia entre el segundo y primer lugar en una elección municipal desde los años de la década de 1980, obtiene el triunfo con más del 50% de los votos válidos de una elección, es decir, los números que presenta lo hacen en este momento el mejor candidato, sin embargo hoy su reto está en un hacer buen gobierno.

Finalmente, debe observase la relación intergubernamental entre las tres esferas de gobierno, todas con diferente color partidista y por lo mismo, difícil de conciliar en intereses y objetivos. Pueden estar de acuerdo o no en las personas que nos representarán en los próximos meses y años, ellos serán nuestras autoridades y sus decisiones nos afectarán a todos. Les deseamos el mayor de los éxitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *