Barrera de Sol…Los orígenes del toreo

La fiesta brava, aparte de tener muchos amantes, tiene tambièn gente muy erudita -nosotros no formamos parte de ella, a sabiendas de que no necesitamos escribirlo– que ha estudiado su gènesis y la halaga como espectàculo cultural, llamàndola, si se quiere haciendo uso de la hipèrbole, la màs bella de todas las fiestas, principio que, como simple aficionados, siempre lo hemos aceptado, porque esa misma gente erudita, en su momento, señala los vicios que existen al rededor de la bella fiesta; eso sin contar tambièn, con gente intelectual que abomina o no acepta las corridas de toros por X, Y o Z.

El domingo pasado, dentro de la temporada grande, en el coso de Los Insurgentes, se  volviò a dar, despuès de muchos años, una corrida de rejones, participando 3 cavaleiros 3 mexicanos quienes, como era de esperarse, metieron poca gente en el inmenso graderio, lidiando un encierro muy justito de Rancho Seco, sacàndoles los jinetes, lo mejor que traìan las reses, donde tuvieron una destacada actuaciòn los forcaos mexicanos y mazatlecos, que recibieron fuertes ovaciones.

Los caballos de los 3 rejoneadores 3, preciosos todos para no nombrarlos de uno por uno. Sus pintas fueron azavache, bayos, tordillos, palominos y pintos; los representò un caballo negro azabache de històrico pasado èpìco “Bucèfalo” y nos acordamos del poema: “Con la plaza abarrotada/ què pinturera es mi jaca/ y què bien brasea al andar/ cuando sale a la plaza, por las tardes, a torear. Con  què arrojo y coraje/ y què valentìa tiene/ cuando se pone delante/ de aquel torito de raza/ traìdo de la manada…” y bueno, pues no debemos olvidar que el toreo, naciò, precisamente a caballo y esta tarde vimos el arte del rejoneo, conocido como El Arte del Marquès de Marialva.

Se despidiò de la plaza Mèxico, Rodrigo Santos, despuès de 26 años 26 de alternativa, vestido a la usanza portuquesa con una casa azabache bordada en oro y tricornio de velilla, tocàndole en suerte “Cantarito” dejando ver su calidad ecuestre que redondeò con “Buscalindes” a quien, despuès de una faena de porfìa, una estupenda monta y una soberbia estocada, logrò cortarle las dos orejas al de Rancho Seco, que paseò por el ruedo a los acordes de las nostàlgicas Golondiras, saliendo a hombros y por la puerta grande.

Jorge Hernàndez, con casaca azul y pasamanerìaa alba, cabalgò con “Galante” tras una bonita monta, logrò dar una vuelta al ruedo en medio de fuerte ovaciòn;  su segundo enemigo se llamò “Rocio”, lamentablemente de salida se despitorrò y fue sustituìdo por “Intruso”  escuchando el potosino un aviso, en tanto que Emiliano Gamero, vestido a la usanza española, logrò cortarle una oreja a “Berrinche” que fue la primera de la tarde, escuchando un aviso con “Cachito”. La genbte se emocionò y se divirtiò en esta corrida de “cavaleiros” mexicanos. Vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *