Japón busca que una de sus sondas recolecte muestras de un asteroide

La Agencia de Exploración Espacial japonesa dio su visto bueno a la sonda espacial Hayabusa2 para descender en un cráter artificial creado en el asteroide Ryugu, para extraer muestras de su interior.

Esta sería la segunda ocasión en la que se colocaría sobre el asteroide para recolectar muestras del subsuelo, por lo que en el pasado mes de abril realizó el cráter artificial para su verificación y aterrizaje.

Uno de los responsables en la misión, Makoto Yoshikawa, dijo que se pudieron ubicar restos de una materia polvorienta claramente diferente en el cráter que se encuentra impaciente por analizar.

El análisis del asteroide Ryugu, busca encontrar materia organiza y agua de unos 4,600 millones de años, muy cerca de cuando se formó el sistema solar, con el fin de saber cómo se conformó y como inicio la vida en la tierra.

El segundo responsable en la investigación, Yuichi Tsuda, informó que a pesar de ser su segundo aterrizaje en el cuerpo celeste, sigue siendo un reto.

Se estima que el costo de la exploración alcanza los 270 millones de dólares, desde que inició en diciembre de 2014 y que finalizará en 2020, con su regreso a la Tierra.

Para llegar al asteroide de 900 metros de diámetro, se necesitaron aproximadamente tres años y diez meses, en un viaje de 3,200 millones de kilómetros.

Su primer posicionamiento en el asteroide fue en octubre, donde el robot Mascot, de fabricación franco-alemana, trajo muestras del cuerpo rocoso.

Jefe de Información
Gestor de contenidos periodísticos