Museos se movilizan por la biodiversidad

Una semana después de la publicación del informe de la ONU sobre los daños de la naturaleza y la amenaza de extinción de miles de especies vivas, el encuentro fue organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias, con el título “Arca de Noé para el siglo XXI”.

Los directores de museos de Historia Natural se citaron en el Vaticano para movilizarse por la biodiversidad y manifestaron sentimientos encontrados, entre la esperanza y el pesimismo.

“Sin las bacterias no existiríamos”, recalca el director del Museo de Historia Natural de París, Bruno David, recordando que en nuestro cuerpo son diez veces más numerosas que las células humanas y que son indispensables para la digestión.

Cuando la gente habla de la naturaleza, la mayoría se imagina un mundo salvaje, que no atañe su entorno, explica Lori Bettison-Varga, quien dirige el Museo de Historia Natural de Los Angeles.

“La biodiversidad es como los tornillos de la Torre Eiffel: si eliminas uno, no pasa nada, tampoco dos, y así sucesivamente hasta que la torre se derrumba, y nunca sabrás cuál era el más importante”, señalaron los expertos.

También es importante formar a las personas más ignorantes, “porque votan”, sostiene Richard Lariviere, quien dirige el Field Museum, el Museo de Historia Natural de Chicago.

Jefe de Información
Reportero/Editor: Sección Local y Estado, Asignado a cubrir a los principales actores políticos del Gobierno Municipal y Gobierno del Estado así como a la Iniciativa Privada y Partidos Políticos en esta frontera.