Cambio de estrategia beneficia a algunas empresas

La vigilancia en las zonas donde se realiza el abastecimiento de las pipas que distribuyen el combustible será reforzada con 900 militares que se unirán a los cuatro mil policías militares desplegados desde diciembre para el combate al huachicoleo.

En su conferencia matutina de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que, si bien no hay amenazas a las instalaciones de Pemex, se seguirán implementando estrategias para evitar el robo de combustibles y, de ser necesario, se cambiaría todo el sistema de distribución.

El mandatario aseguró que “hay gasolina suficiente” para cubrir la demanda y que el desabasto se ha magnificado. El problema, dijo, es el sistema de distribución.

Fuerzas Armadas tomaron ayer el control de refinerías de Guanajuato, Nuevo León y Tamaulipas, así como de las terminales del Estado de México.

Jefe de Información
Reportero/Editor: Sección Local y Estado, Asignado a cubrir a los principales actores políticos del Gobierno Municipal y Gobierno del Estado así como a la Iniciativa Privada y Partidos Políticos en esta frontera.