May evita rebelión pero recibe advertencia de sus aliados

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, recibió el indulto en uno de los frentes abiertos por el Brexit este martes luego de que los rebeldes de su partido reconocieron no tener fuerza suficiente para desafiar su liderazgo.

Pero enfrentó un nuevo reto en el Parlamento, donde sus aliados amenazaron con retirar el apoyo a su gobierno en minoría si no modifica el acuerdo de divorcio alcanzado con la Unión Europea.

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP, por sus siglas en inglés) forjó un pacto el año pasado para respaldar a los conservadores de May en los asuntos legislativos importantes. Pero la formación protestante y probritánica se opone a que la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda siga abierta tras la salida del país de la UE, como contempla el borrador de acuerdo alcanzado la semana pasada entre Londres y Bruselas, alegando que esto debilita la unión de la región con el país al crear leyes comerciales separadas.

En una advertencia a May, los legisladores del partido se abstuvieron el lunes en la noche en varias votaciones de un proyecto de ley de finanzas y votaron en contra del gobierno en una de las enmiendas.

Uno de los legisladores del DUP, Sammy Wilson, dijo que las votaciones estaban “diseñadas para enviar un mensaje político al gobierno: Mire, tenemos un acuerdo con usted, pero usted tiene que cumplir su parte del trato”.

Jefe de Información
Editora de contenidos web