Éxodo centroamericano avanza en México

Miles de migrantes de Centroamérica rompieron de nuevo el cerco. Lograron entrar al territorio mexicano cruzando el río Suchiate nadando, o en balsas. Este domingo pretenden iniciar a pie los primero recorridos territorio adentro.

Durante 24 horas permanecieron varados sobre el puente fronterizo que separa a México de Guatemala. Ahí las autoridades migratorias les cerraron la puerta, y les ofrecieron entrar, únicamente si solicitaban una visa, o la calidad de refugiado.

Aceptaron la oferta al menos 381 migrantes. Hoy duermen en albergues de la ciudad de Tapachula, Chiapas. De no aprobar su solicitud, en los próximos días el gobierno mexicano los repatriará a su lugar de origen.


El ayuntamiento de la primera ciudad que pisaron en México, Ciudad Hidalgo, calculó que son más de siete mil personas, de Honduras, El Salvador y Guatemala. Se trata, para algunos especialistas, de un éxodo centroamericano.

“¡Vengansé!, ¡Vengansé!, ¡Vengansé! Venimos por todos ustedes, no tengan miedo, venimos por nuestros hermanos que son ustedes”, les gritaban ya en territorio mexicano, quienes habían logrado pasar la frontera, a sus compatriotas que, agobiados por una temperatura que a ratos superaba los 30 grados, se encontrabas indecisos.

Y es que en el tramite para recibir las solicitudes de visa o asilo fueron a un ritmo lento, como apostándole al desgaste, e incentivando que los migrantes aceptaran la oferta de regresar a sus países de origen.

El gobierno de Guatemala instaló en el parque central de la ciudad fronteriza Tecún Umán, un centro de atención con una leyenda grande que dice: “¿Quieres retornar a tu país? Aquí te apoyamos. Información Migratoria. Información Institucional”. Un número aún no determinado de migrantes sí regresaron.

Jefe de Información
Editora de contenidos web