Policías vigilan paso fronterizo entre México y Guatemala

Durante las ultimas horas llegaron a la frontera sur de México, en un flujo continuo, más de un millar de migrantes de Honduras, a los que se han sumado quienes provienen de El Salvador y otros de Guatemala.

Los migrantes, entre ellos cientos de mujeres con niños de brazos, se preparan desde la ciudad de Tecún Umán para entrar a México.

Del lado mexicano, decenas de policías se ubicaron en la orilla del río Suchiate, frontera entre México y Guatemala.

Los uniformados vigilan que en las balsas fabricadas con llantas de auto, no suban migrantes. Este medio de transporte es el más utilizado por quienes cruzan el país de manera irregular, a fin de saltar la revisión del Instituto Nacional de Migración (INM).

También, el gobierno colocó vallas de contención en la entrada de los dos puentes fronterizos formales, y a los lados se apostaron policías antimotines, quienes esperan contener el intento de los migrantes por ingresar.

Olga Sánchez, una mujer proveniente San Pedro Sula, con dos hijos, uno de ellos menor de un año, dijo que “vale la pena seguir el viaje, es mi forma de proteger a los niños”.

Mientras camina para acercarse a orilla del río, narra que lo que está en juego es el futuro de sus hijos.

“Allá (en Honduras) no hay trabajo, y cuando los niños crecen y se dan cuenta que no podemos darle escuela y un mejor porvenir, lo que hacen es unirse a las pandillas, es irse con la delincuencia. Por eso nosotros estamos aquí, yo no quiero ese futuro para mis niños”.

Apenas esta mañana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con usar la fuerza militar para cerrar la frontera sur de su país, si México no puede detener a la caravana de migrantes procedentes de Centroamérica que se dirige al norte.

“Yo debo de pedir a México, de la manera más contundente, que detenga este embate, y si no es capaz de hacerlo llamaré al Ejército de Estados Unidos y cerraremos nuestra frontera sur”, advirtió.

Jefe de Información
Editora de contenidos web