Maestros alertan que Venezuela vive una crisis en educación

Decenas de maestros del sistema de educación pública de Venezuela participaron en pequeñas protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro para reclamar mejores pagos que les permitan hacer frente a la severa crisis económica que vive el país petrolero.

Estas manifestaciones se registraron justo el día que comenzaba el año escolar para los alumnos de bachillerato y escuelas técnicas del país, lo que, según el Ejecutivo, significó el regreso a clases de unos dos millones de jóvenes.

En un mitin en Caracas, el presidente del sindicato de maestros, Edgar Machado, dijo que el sector está “en una emergencia educativa” producto de los pobres salarios y el mal estado de las infraestructuras educativas, que no fueron atendidas durante el receso por vacaciones.

Explicó que el gobierno no ha cumplido la orden de otorgar a los docentes con mayor experiencia un ingreso de 6.5 salarios mínimos 11 mil 700 bolívares (188 dólares), así como la bonificación de inicio de clases de 460 bolívares (7.4 dólares).

“El presidente (Nicolás Maduro) se cansó de decir que (este) era el mejor contrato (para maestros) a nivel mundial, entonces si es el mejor contrato, que se cumpla”, añadió Machado.

“El sueldo no nos alcanza ni para poder sobrevivir (…), la calidad (de vida) de los educadores ha decaído totalmente, no tenemos ni para comprar los zapatos más económico”, dijo Machado.

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, padece una severa crisis económica que se expresa en escasez e hiperinflación, un indicador que el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima cerrará este año en un millón por ciento.

El gobierno de Maduro dictó un paquete de medidas, en el marco de esta crisis, entre las que se cuentan la congelación de precios, una reforma fiscal y el incremento del salario mínimo -que pasó a ser la norma para los trabajadores públicos- por 35 veces su valor anterior.

Los empleados públicos han denunciado que este último decreto supuso una unificación de facto de los salarios y la eliminación de las tablas largamente discutidas en los contratos colectivos.

Estos ajustes no apagaron los reclamos sociales y gremiales que empezaron hace más de 100 días los trabajadores sanitarios y se extendió a los dependientes de varias corporaciones estatales como la eléctrica Corpoelec y la de telecomunicaciones Cantv.

Decenas de trabajadores eléctricos cortaron parcialmente las calles de Caracas y en el estado Lara (oeste) para volver a reclamar por mayores ingresos para enfrentar la crisis económica en el país, que está hundiendo en la pobreza a toda la población.

Jefe de Información
Editora de contenidos web