Papa Francisco insta a católicos chinos a superar divisiones

El papa Francisco instó este miércoles a los católicos chinos a superar las divisiones del pasado y abrir una nueva fase de fe después de un acuerdo histórico sobre nominaciones de obispos con el objetivo de poner fin a décadas de distanciamiento entre el Vaticano y Beijing que dividió a la iglesia.

Francisco anunció que escribió una carta a los fieles chinos con el objetivo de alentarlos a “sanar las heridas del pasado y restablecer y mantener la plena comunión”. Se espera que la misiva se dé a conocer más tarde este miércoles.

El sábado se firmó un acuerdo que rige el nombramiento de obispos en China.

El pacto regulariza el estatus de siete obispos designados por Beijing durante años sin consentimiento papal y establece un proceso de diálogo para nombrar a otros en el futuro. El pontífice señaló que en última instancia será él quien nombre a los purpurados, no Beijing.

El acuerdo apunta a un aspecto crucial de la gobernanza de la Iglesia en China, pero no a los aspectos pastorales de unificar las comunidades divididas, lo que probablemente será el tema del mensaje papal de este miércoles.

Los 12 millones de católicos chinos están divididos entre los que pertenecen a la Asociación Patriótica Católica China, respaldada por el gobierno y que está por fuera de la autoridad del papa, y una iglesia clandestina leal al pontífice. Los sacerdotes y fieles de la iglesia clandestina sufren acoso y arrestos frecuentes.

Francisco y su predecesor Benedicto XVI habían intentado unir las dos comunidades. Benedicto envió una carta a los fieles chinos en 2007. Años de negociaciones culminaron en el acuerdo del sábado.

En su audiencia general semanal el miércoles, Francisco dijo que el acuerdo apuntaba a “favorecer una cooperación más positiva entre la Santa Sede y las autoridades chinas por el bien de la comunidad católica y la armonía de toda la sociedad”.

Aseguró que su mensaje era de “aliento fraternal”.

“Con él, espero que se pueda iniciar una nueva fase en China que ayude a sanar las heridas del pasado, restablecer y mantener la plena comunión de todos los católicos chinos” y renovar el compromiso de propagar la fe.

Pidió a todos los católicos que acompañen a los fieles chinos con oraciones y amistad “para que no se sientan solos”.

“Toda la iglesia ora con ellos y para ellos”, agregó.

En tanto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, comentó que “China está dispuesta a continuar reuniéndose con el Vaticano y tener un diálogo constructivo, aumentar la comprensión y acumular confianza mutua, para promover el proceso de continuar mejorando las relaciones”.

A su vez el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán indicó en un comunicado del fin de semana que esperaba que el acuerdo Beijing-Vaticano pudiera ayudar a mejorar la libertad religiosa en China.

Una delegación del gobierno de Taiwán visitará el Vaticano el próximo mes para asistir a la ceremonia de canonización del Papa Pablo VI, agregó.

La Iglesia católica oficial de China reafirmó su lealtad al gobernante Partido Comunista, al tiempo que dio la bienvenida a un acuerdo histórico alcanzado con el Vaticano sobre el nombramiento de nuevos obispos.

Jefe de Información
Editora de contenidos web