Buscan frenar la pederastia en Estados Unidos

Una línea directa para denuncias de abuso sexual y un código de conducta: los obispos estadunidenses anunciaron las primeras medidas tras el escándalo que llevó a la destitución del cardenal Theodore McCarrick en julio.

En un comunicado dado a conocer la noche del miércoles, la Conferencia de Obispos Católicos de EU anunció que establecerá un sistema gestionado por terceros para registrar, por teléfono o en línea, las denuncias de abuso sexual contra obispos.

Sin embargo, el papel que ejercerá la Iglesia en la gestión de estas quejas no queda claro. De acuerdo con el comunicado, esos terceros “se las comunicarán a las autoridades eclesiásticas competentes y, como exige la ley, a las autoridades civiles”.

La Conferencia Episcopal también trabaja en la elaboración de un “código de conducta” para los obispos en casos de abuso sexual, que también instruirá sobre cómo abordar la “negligencia” frente a tales situaciones.

Los obispos también apoyarán una investigación sobre el cardenal McCarrick en los abusos que pudo haber cometido contra los menores y sacerdotes o seminaristas, y sobre cómo se manejaron las denuncias contra él.

La Conferencia Episcopal dice que las medidas son sólo el comienzo y que se realizan consultas que llevarán a “otras medidas para reparar el escándalo y restablecer la justicia”.

Jefe de Información
Editora de contenidos web