Vaticano autoriza pesquisa a obispo de EU acusado de acoso

El papa Francisco aceptó este jueves la renuncia de un obispo de Virginia Occidental y autorizó una investigación sobre denuncias de que acosó sexualmente a adultos, informaron autoridades del Vaticano.

El pontífice aceptó la renuncia de Michael Bransfield, justo en momentos en que sostenía encuentros con cardenales y obispos estadounidenses convocados en respuesta a otro escándalo que involucra a un excardenal de Estados Unidos.

Bransfield había sido implicado en un caso de 2012 en Filadelfia pero él negó haber abusado de nadie y aseguró haber sido vindicado hace año. Continuó en su puesto hasta que ofreció retirarse, como estaba obligado, cuando cumplió los 75 años la semana pasada.

El Vaticano anunció que Francisco aceptó la renuncia justo cuando la delegación estadounidense estaba llegando al Palacio Apostólico para su reunión con el papa.

Francisco designó a William Lori, obispo de Baltimore, para reemplazar temporalmente a Bransfield en la diócesis de Wheeling-Charleston. Lori manifestó en un comunicado que el papa le ordenó “llevar a cabo una investigación sobre las denuncias de adultos contra el obispo Bransfield por acoso sexual”.

Lori se comprometió a realizar “una investigación exhaustiva en busca de la verdad en las problemáticas acusaciones contra el obispo Bransfield”.

Estos acontecimientos son los más recientes en una asombrosa cadena de revelaciones que comenzó el 20 de junio, cuando se informó que uno de los cardenales más prestigiosos de Estados Unidos, Theodore McCarrick, había sido acusado de manosear a un monaguillo en la década de 1970.

Francisco destituyó a McCarrick como cardenal en julio luego de que una investigación de la Iglesia norteamericana determinó que la denuncia era creíble. Tras el anuncio de la investigación, varios antiguos seminaristas y curas revelaron que ellos también habían sido acosados sexualmente por McCarrick incluso siendo adultos.

El asunto McCarrick -sumado a un informe que detalló miles de casos de abuso sexual por parte de curas en Pensilvania durante décadas- ha suscitado el enojo entre los fieles que confiaban en que el clero había adoptado reformas tras el estallido de los primeros escándalos en Boston en 2002.

El descontento se ha dirigido incluso hacia Francisco y hacia el Vaticano en general y ha animado las críticas de sectores conservadores hacia el papado de Francisco.

El cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, encabezó la delegación estadounidense que se reunió con el pontífice en el Vaticano.

DiNardo solicitó la audiencia el mes pasado tras las revelaciones de que Theodore McCarrick, un excardenal caído en desgracia, había ascendido en el escalafón eclesiástico pese a que las altas esferas del Vaticano y de la Iglesia del país conocían las acusaciones de abusos sexuales en su contra.

Además de solicitar una investigación completa del Vaticano sobre el caso McCarrick, DiNardo pidió respuestas a las acusaciones de que una serie de funcionarios vaticanos -incluyendo Francisco – sabía del comportamiento del religioso desde el año 2000.

Jefe de Información
Editora de contenidos web