Acusa Cuba a EU de inventar supuestos ataques a diplomáticos

El Gobierno de Cuba cuestionó hoy la veracidad científica de una teoría que apunta a “ondas emitidas por microondas” como la causa de los supuestos “ataques” a diplomáticos estadunidenses en la isla y, dirigiéndose a Washington, subrayó que es “imposible demostrar lo que no ocurrió”.

El director para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, señaló que “ni siquiera esta teoría respalda la multiplicidad y diversidad de síntomas que según el Departamento de Estado de Estados Unidos han sufrido los supuestos afectados y a medida que pasa el tiempo, los hace perder más veracidad”.

“No ha existido ni ataque ni acto deliberado contra ninguno de sus diplomáticos y el Departamento de Estado lo sabe”, insistió Fernández de Cossío, citado hoy en la portada del diario estatal Granma.

En un artículo publicado ayer lunes, el diario estadunidense The New York Times apuntó a “la radiación de las microondas” como posible explicación para los “síntomas y malestares desconcertantes” sufridos por “más de tres decenas de diplomáticos estadunidenses y a sus familiares en Cuba y China” desde fines de 2016.

Estos “ataques”, término que la isla rechaza porque entraña “una manipulación política deliberada” por parte de Washington, deterioraron las ya delicadas relaciones bilaterales, porque Estados Unidos acusa a Cuba de estar al tanto de los supuestos ataques y saber quién es el causante, algo que la isla niega.

“Lo que sí se ha demostrado es lo que científicos de Cuba, Estados Unidos y otros países sostienen, y que el Gobierno cubano está diciendo desde el principio, es que es falsa la existencia de ataques y eso lo sabe perfectamente el Gobierno norteamericano, porque ha tenido múltiples maneras de comprobarlo”, indicó Fernández de Cossío.

El funcionario cubano recordó que Estados Unidos no ha dado acceso a las historias clínicas de los supuestos afectados a pesar de las reiteradas peticiones del país caribeño, que facilitó la entrada a su territorio de agencias gubernamentales estadounidenses para la investigación de los hechos.

Sobre el uso de microondas como explicación para los incidentes, Fernández de Cossío afirmó que “ninguna teoría sin fundamentos resistirá por mucho tiempo el escrutinio público y científico”.

“Ésta se desmoronará por sí misma, como ha pasado hasta ahora”, concluyó.

Los supuestos ataques contra los diplomáticos estadunidenses en Cuba tuvieron lugar entre noviembre de 2016 y agosto de 2017 y, hasta ahora, el Gobierno de Estados Unidos no ha podido determinar “quién o qué” dañó la salud de su personal, que llegó a sufrir síntomas correspondientes con una conmoción cerebral.

Debido a esas agresiones, que en principio Washington calificaba de acústicas, aunque luego reconoció no tener confirmada su naturaleza, Estados Unidos ordenó la salida del 60 % de su personal diplomático en Cuba.

Estados Unidos también ha detectado problemas de salud similares en diplomáticos de su consulado en Guangzhou (China).

Jefe de Información
Editora de contenidos web