Sánchez plantea a Cataluña referendo de autogobierno

Mientras el presidente de España, Pedro Sánchez, se mostró a favor de celebrar un referendo en Cataluña por el autogobierno, no por la independencia, su par catalán, Quim Torra, aseguró que irá “hasta el final” para conseguir la soberanía de dicha región española.

Al iniciar el nuevo curso político en el país, el líder socialista declaró en una radio local que en concreto se refería a una reforma del Estatuto de autonomía, que debería ser aprobada por los catalanes en referendo. Se corregiría así, en su opinión, el “problema político” que representa que el Estatuto en vigor no sea el que votaron los catalanes, puesto que el Tribunal Constitucional lo recortó posteriormente tras un recurso del PP.

Sánchez presentó esta consulta obligatoria sobre un Estatuto reformado como un referéndum sobre el autogobierno, se le preguntó por la insistencia de Torra, de negociar un referendo de autodeterminación como única solución al conflicto actual y respondió que “sin duda alguna (la solución) es un referendo por el autogobierno, no por la autodeterminación”.

También defendió el artículo 155 de la Constitución y asegurado que se trata de un “instrumento perfectamente constitucional y legítimo para poder volver a reubicar a Cataluña en el Estatuto y en la Constitución” en caso de rebelión, como ocurrió hace unos meses en el gobierno de Mariano Rajoy, que decidió implementar dicho artículo para intervenir Cataluña. Sin embargo, el presidente socialista consideró que no se han producido las circunstancias para tener que aplicarlo de nuevo, aunque sí precisó que “en el momento en el que se produzcan, el gobierno de España lo hará”.

Se le preguntó si se comprometió con los independentistas a no volver a recurrir al 155 a cambio de su apoyo en la moción de censura contra Rajoy que le llevó a la presidencia, Sánchez respondió que en ocasiones se ve obligado a responder “a cuestiones que nunca se han producido”.

Eso sí, Sánchez instó de nuevo al independentismo a hacer “autocrítica” y a asumir que el mandato del gobierno de Quim Torra no es el que emanó del referéndum ilegal del 1 de octubre, en el que participó supuestamente un 43 por ciento de los catalanes, sino que se debe a la voluntad expresada por los catalanes en las autonómicas del 21 de diciembre, donde participó el 79 por ciento de la población y donde el independentismo logró una mayoría de escaños, pero no de votos.

Señaló que, en este otoño, “no hay que ahondar en las heridas” provocadas por el proceso independentista de hace un año, “sino curarlas”. “El Ejecutivo catalán tiene que abrir un diálogo con la otra parte de Cataluña”, instó, antes de denunciar que no tiene “ningún sentido” que el Parlamento catalán permanezca cerrado en septiembre por falta de acuerdos entre los partidos.

Jefe de Información
Editora de contenidos web