Crecen operaciones por medio de fideicomisos en México

Las operaciones por medio de contratos de fideicomiso se han venido incrementando en México,
pues cada vez más empresas y personas recurren a estos para administrar bienes y capitales en el
corto, mediano y largo plazo, explicó el Contador Público, Alberto Miranda Gutiérrez, Socio de
Impuestos de Deloitte.
Al brindar una conferencia ante socios del Instituto y Colegio de Contadores Públicos de
Chihuahua, Alberto Miranda quien también se especializa en la industria de hotelería y bienes
raíces, explicó que los contadores deben actualizarse en torno a las regulaciones que tiene la
figura del fideicomiso, ante el exponencial incremento en operaciones bajo esta figura.
Ante escándalos que se han dado a nivel nacional por el uso inadecuado de los fideicomisos, el
contador Miranda considero que la persona que desea obrar mal utilizará este o cualquier
mecanismo (como las sociedades o su propio patrimonio), para cometer ilícitos y es por ello que la
autoridad cuenta con regulaciones desde el punto de vista fiscal y bancario.
El alto ejecutivo de la firma Deloitte subrayó que actualmente se podrían contabilizar en el
mercado unos 14 Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (FIBRAS) y se especializan en
arrendamientos hoteleros, de oficinas e industriales.
Otro tipo de fideicomisos son los Certificados de Capital de Desarrollo, que también salen a la
bolsa de valores para emitir sus certificados. Estos últimos no invierten en bienes raíces, por lo que
sus principales inversionistas son las administradoras del Fondo para el Retiro (AFORES).
“Hay muchísimos (CKD´s), prácticamente cada día sale uno nuevo. Sus principales inversionistas
son las Afores, que no pueden invertir salvo en la bolsa y en títulos de gobierno. Tienen tanto
dinero las Afores y las aseguradoras, que están ávidos de encontrar proyectos buenos para invertir
en ellos”, opinó el contador Alberto Miranda.
Expreso que el crecimiento en los fideicomisos es una oportunidad para los despachos contables,
porque estos contratos lógicamente deben llevar contabilidad, controles internos e incluso son
auditables.
Informó que actualmente son pocos los profesionales de la contaduría que se especializan en
auditar fideicomisos y tampoco tienen al “hilillo” la legislación vigente en la materia.
Al ahondar en estos tipos de contratos dijo que se vienen utilizando desde mucho tiempo atrás “y
los hemos visto de lejos y con cierto miedo. Cuando un fideicomiso realiza una operación en

realidad no es el fideicomiso el que la hace, perse, sino quienes están detrás del fideicomiso, los
fideicomitentes o fideicomisarios”.
Y es que –explicó- el fideicomiso se divide en fideicomitente, que es quien aporta los bienes al
patrimonio de este contrato; el fiduciario que es el que administra los bienes y los fideicomisarios
que son los beneficiarios de los fondos del fideicomiso.

Jefe de Información
Reportero/Editor: Sección Local y Estado, Asignado a cubrir a los principales actores políticos del Gobierno Municipal y Gobierno del Estado así como a la Iniciativa Privada y Partidos Políticos en esta frontera.