El Salvador en crisis por violencia y cancelación del TPS

El fin del Programa de Protección Temporal (TPS) estadunidense que alcanza a 265 milinmigrantes indocumentados salvadoreños, llega cuando ese país centroamericano sigue como uno de los más violentos del mundo.

Al cerrar 2016 la tasa de homicidios en América Latina y el Caribe era de 24 por cada 100 mil habitantes, y de 34 por 100 mil habitantes en el conjunto de América Central.

Sin embargo, en el conjunto del Triángulo Norte, conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador, esa misma tasa se disparaba a 49 homicidios por cada 100 mil habitantes.

El departamento de Seguridad Nacional estadunidense anunció la víspera que “las condiciones originales causadas por los terremotos de 2001 ya no existen. Por lo tanto, según el estatuto aplicable, la designación actual de TPS debe ser terminada”.

“Solo el Congreso puede legislar una solución permanente que aborde la falta de un estatus migratorio legal perdurable de aquellos actualmente protegidos por el TPS que han vivido y trabajado en Estados Unidos por muchos años”, agregó el DHS en un comunicado.

En El Salvador, la delincuencia y la violencia tienen un costo que el Banco Central de Reserva salvadoreña estimó en cuatro mil 26 millones de dólares para 2014, equivalentes al 16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Esos más de cuatro mil millones de dólares equivalían al presupuesto total del país o al total de las reservas enviadas desde el extranjero.

Jefe de Información