Arrasa tormenta la capital griega

Grecia declaró un día de duelo nacional tras las inundaciones registradas en las afueras de la capital del país, que dejaron ayer al menos 14 muertos, voltearon automóviles, destruyeron casas y bloquearon tramos de las autopistas.

Las carreteras se convirtieron en torrentes de lodo y escombros, y las viviendas y negocios sufrieron inundaciones. Los conductores abandonaron sus autos debido a que el agua en los caminos los estaba arrastrando. Los socorristas recorrieron los sótanos de las casas en busca de residentes que pudieran haber quedado atrapados. Se prevén más lluvias torrenciales hoy.

“Este es un momento muy difícil para nuestro país. Lamentamos la muerte de 14 personas en lo que es un enorme desastre… Es el deseo de todos nosotros que ese número no aumente”, dijo el primer ministro Alexis Tsipras en un discurso televisado, en el que declaró que hoy será día de luto nacional.

Doce cadáveres –cuatro mujeres y ocho hombres– fueron hallados en o cerca de Mandra, un pequeño poblado en las afueras del oeste de Atenas que fue el más afectado por las inundaciones.

La guardia costera recuperó los cuerpos de dos hombres que se cree fueron arrastrados al mar por la crecida.

A medida que el torrente avanzaba hacia el mar, arrastraba escombros que hundieron botes pesqueros en un pequeño puerto. Varias personas recibían tratamiento en un hospital por hipotermia y lesiones diversas.

Una fuerte tormenta durante la noche provocó lluvias intensas en la zona y las inundaciones.

Las calles se convirtieron en ríos fangosos que arrastraron vehículos hasta apilarlos contra cercas y edificios. Varios muros y edificios bajos se derrumbaron.

Jefe de Información