Embarran ‘Paradise Papers’ a millonarios mexicanos

Parte de la fortuna y del imperio internacional de las telecomunicaciones del magnate Carlos Slim Helú, el hombre más rico del País, se gestó desde el paraíso fiscal de Bermuda, sede del despacho de servicios offshore Appleby.

En el 2000, Slim ya tenía una década de reinado en el sector de las telecomunicaciones de México y quería ir por más: ese año, su filial de telefonía celular, América Móvil, cofundó la sociedad Telecom Americas Ltd. en las Bermudas –donde las corporaciones de capital extranjero no pagan impuestos–, junto con las empresas Bell Canada International y SBC Communications.

La sociedad de Bermuda resultó una pieza clave de Slim para asentar su imperio en el sector de la telefonía móvil en Sudamérica, Brasil. En febrero de 2001, Telecom Americas Ltd. compró 950 millones de dólares de acciones del gigante Tess, S.A., que posteriormente se renombró Claro Brasil. En julio del año siguiente, América Móvil compró las participaciones de Bell y SBC en Telecom Americas Ltd., y se quedó sola al frente.

Ésa fue la primera incursión de Slim en la telefonía móvil latinoamericana, y abrió el camino a un próspero negocio: América Móvil es ahora la empresa líder en las telecomunicaciones del subcontinente, donde cuenta con 362 millones de clientes.

En 2008, la empresa de Slim se acercó por segunda ocasión a Appleby, para establecer la sociedad Claro Caimán, en las Islas Caimán, para registrar nombres de dominio en la jurisdicción. Una revisión exhaustiva de los más de 6 millones de archivos internos del despacho Appleby muestra que Slim sólo fue uno de los actores relevantes del poder en México que acudieron al mundo offshore.

Algunas de las empresas y los personajes más acaudalados del País, ya sean financieros, magnates, contratistas de Pemex, e incluso miembros destacados de los Legionarios de Cristo, encontraron en Appleby un aliado para incorporar estructuras offshore y maximizar sus ganancias en los paraísos fiscales.

El empresario Javier Miguel Afif acudió a Appleby en 2007, en medio de una compleja operación de defraudación al IMSS. Los Miguel Afif forman parte de la familia Miguel, de origen libanés, cercana al poder desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, que obtuvo numerosos contratos de obra pública en la administración actual.

El 20 de marzo de 2007, Javier Miguel Afif incorporó una sociedad llamada JM Real Estate Limited en las Islas Vírgenes Británicas, para asegurar un préstamo de 5 millones de dólares –de la filial de la Royal Bank de Canadá, en Miami– a una de sus empresas en México, llamada Operadora de Centros de Esparcimiento, S.A. de C.V., la cual operaba el centro vacacional del IMSS ‘Alfredo López Mateos’ de Oaxtepec, en Morelos.