Puigdemont no tendrá derechos especiales: primer ministro belga

El primer ministro belga, Charles Michel, aseguró este martes que el presidente catalán destituido Carles Puigdemont, actualmente en Bélgica, “será tratado como cualquier ciudadano europeo”, con “los mismos derechos y deberes, ni más ni menos”.

Puigdemont, contra el cual la fiscalía española presentó una querella por rebelión y sedición, acababa de anunciar desde la capital belga que se había desplazado allí con una parte de su gobierno destituido “por seguridad”, pero sin la intención de solicitar asilo.

El secretario de Estado belga para el Asilo y la Migración, Theo Francken, procedente de la Alianza Neoflamenca (N-VA, nacionalistas flamencos) que es uno de los pilares de la coalición en el poder, había evocado la posibilidad de una solicitud de asilo en Bélgica por parte del dirigente separatista catalán.

Dos días más tarde de la declaración unilateral de independencia en Cataluña, que provocó la destitución de Puigdemont, Francken había juzgado tal solicitud “realista cuando se observa la situación actual”.

El primer ministro belga, Charles Michel, le pidió entonces “no echar más leña al fuego”. Pero esto no acalló a la oposición, que desde hace dos días pide que Michel se explique ante los diputados.

Este martes, Charles Michel se refirió por primera vez a la presencia en Bélgica desde el lunes de Puigdemont, en un comunicado.

Este último, “no está en Bélgica por invitación ni por iniciativa del gobierno belga”.