Alistan nuevas reglas para colocación de publicidad en mobiliario urbano

La Dirección de Desarrollo Urbano Municipal, en coordinación con el Consejo de Planeación (COPLADEM) y colegios de profesionistas,  trabajan en la integración de un nuevo documento que reglamente la publicidad comercial en espacios públicos para que esta pueda ser colocada sólo en aquellos que sean autorizados, con el cobro correspondiente.

Lilia Ana Méndez Rentería, titular de la segunda dependencia mencionada, dijo que lleva a cabo una revisión de la normatividad urbana en general, sobre todo en el Reglamento en Imagen Urbana que se encarga de regular la publicidad que representa una problemática de contaminación visual cuando se ubica en el mobiliario público.

Agregó que concretamente se trata de los pendones que para anunciar algún evento privado son colocados en postes de alumbrado público y otra infraestructura urbana.

“Estamos trabajando para proponer en el corto plazo, junto con la Dirección de Servicios Públicos, una propuesta para que sea analizada por el cuerpo de regidores, socializada ante los colegios de profesionistas y el COPLADEM, para que en lugar de que se prohíba esta publicidad, como está ahorita, se pueda regular en condiciones especiales”, agregó

Indicó que de entrada se está pensando en reutilizar las estructuras que ya existen en mobiliario urbano de los arbotantes, con un buen diseño y que sus mismas dimensiones son menores, lo que permitiría regular y controlar este tipo de publicidad.

Estas estructuras fueron las que se colocaron a propósito de la visita del Papa Francisco y que luego se han utilizado para promocionar la Feria y otros eventos públicos.

Apuntó que esto permitirá generar un ingreso por pago de derechos, dinero que se solicitará se destine a la Dirección de Servicios Públicos para que tenga la capacidad financiera para contar con personal suficiente para limpiar el mobiliario público general, donde es difícil comprobar y sancionar a quien pega en ellos publicidad.

Destacó que  actualmente es imposible fincar una responsabilidad al no tener pruebas de que quien aparece en la publicidad es el responsable, a menos que se les soprenda infraganti, lo que es muy difícil debido a que la colocación de la propaganda no se hace a la vista de la gente.