Recursos estatales canalizados al PRI se usaron para nuevo edificio

El testigo, que trabajó en la Tesorería de la Secretaría de Hacienda, señaló que a principios de enero de 2014, el ex gobernador instruyó a esta área para que, con apoyo en el Director General de Administración y el Director de Recursos Humanos, se le entregara mensualmente al Comité Directivo Estatal del PRI, la cantidad de 3 millones de pesos.

Sin embargo, debido a que las nuevas disposiciones legales en materia de Contabilidad Gubernamental obligaban a justificar todas las erogaciones del Estado, se ideó el mecanismo que permitió disponer, mensualmente, de recursos púbicos que fueron destinados a dicho partido.

Este procedimiento requería que el Tesorero, Francisco Hernández Vega, transfiriera cinco millones de pesos de la cuenta de la Tesorería a la Dirección de Recursos Humanos, a cargo de Adrián Dozal Dozal, por el concepto de “pago de compensaciones”, para que generar los cheques correspondientes, que luego serían convertidos en dinero en efectivo.

Dicho importe de cinco millones nunca estuvo realmente destinado a ningún trabajador de Gobierno, y fue determinado por el mismo Duarte, quien les explicó que tres millones deberían ir al PRI y los otros dos se usarían para pagar a otras personas.

El mismo entrevistado detalló que la Secretaría de Hacienda le señaló que Pedro Mauli Romero Chávez sería la persona del PRI que que recogería el dinero en efectivo directamente de manos de su superior, el Tesorero, para que el partido pudiera construir un nuevo edificio y cubrir gastos operativos.

En otra declaración brindada por otro testigo protegido al Ministerio Público, se reveló que el recurso también sería útil para pagar la nómina del partido.