Confirman muerte del autor del atentado en Barcelona

Madrid.- El autor material del atentado de Las Ramblas de Barcelona del pasado jueves, Younes Abouyaaquob, de 22 años y de origen marroquí, murió hoy por disparos de un grupo de agentes de la policía autonómica de Cataluña después de ser localizado gracias a una llamada de una ciudadana del cercano pueblo de Subirats.

Abouyaaquob, al que le atribuyen los 13 asesinatos y más de un centenar de heridos del atropello masivo, y la muerte del cooperante Pau Pérez por acuchillamiento durante su huida, se encontraba prófugo de la justicia desde el pasado jueves y según la teoría de los investigadores de la trama criminal, sería el último eslabón para dar por desarticulada la célula yihadista responsable de los atentados de los últimos días en Cataluña.

A través de Twitter, los Mossos d´Esquadra (policía autonómica catalana) fueron informando casi en tiempo real del operativo que se activó en Subirats, un pequeño pueblo de montaña, a unos 50 kilómetros de la capital catalana.

Según la versión oficial, Abouyaaquob fue identificado por una vecina de la localidad, que lo vio escondido en una zona abandonada en las afueras del pueblo. Lo increpó y él salió huyendo a la desesperada. De inmediato la vecina informó a la policía catalana, que mantiene desplegado desde el pasado jueves un fuerte dispositivo, en el que también participan los grupos de lucha contra el terrorismo de la Guardia Civil española y la Policía Nacional. Gracias a eso fue más fácil y rápida la localización inmediata del presunto yihadista.

Tras ser localizado en Subirats, los agentes le ordenaron levantar los brazos y que dejara de correr, pero él se opuso y en lugar de ello gritó de manera reiterada “¡Ala Akbar!” (“¡Alá es el más grande!”). En ese momento la policía identificó un cinturón con supuestos explosivos que llevaba atado al cuerpo, por lo que al insistir en su resistencia, finalmente abrieron fuego contra él, hasta que le provocaron la muerte.

Después de caer el suelo por los disparos de la policía catalana, se activó el protocolo para estos casos: se llamó a un grupo experto en desactivación de explosivos, los denominados Tedax, para analizar y en caso de que sea necesario realizar una explosión controlada de la supuesta bomba que lleva atada al cuerpo.

Ese análisis confirmó que el explosivo era falso, igual que ocurrió con los cinco miembros de la misma célula yihadista que fueron abatidos en Cambrils en la madrugada del pasado viernes. Aún así, la policía especializada en desactivación de explosivos utilizó un robot para hacer más comprobaciones sobre el material que tenía atado a su cintura y para analizar el cuerpo sin vida de Abouyaaqoub, ante el riesgo de que escondiera otro tipo de armas.

Con la muerte de Abouyaaquob se da por desarticulada la célula yihadista a la que se le atribuyen los dos atentados que sembraron el terror en Cataluña en los últimos días, a la espera sólo de confirmarse si el imam de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, se encuentra entre los fallecidos en la explosión accidental del pasado miércoles en la que era su base de operaciones, una casa abandonado en la localidad de Alcanar, en Tarragona.