Papa Francisco guarda ‘el más grato recuerdo’ de México

El Papa Francisco aseguró hoy que guarda “el más grato recuerdo” de México, al final de una audiencia con embajadores de los países miembros del Instituto Ítalo-Latinoamericano (ILLA) en el 50 aniversario de su fundación.

Así lo reveló Juan José Guerra, representante diplomático de México en Italia, quien participó en el encuentro la mañana de este viernes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano. Lo hizo con un mensaje en la red social Twitter. Al final, el pontífice saludó a cada uno de los asistentes.

En su discurso, pronunciado en español, Jorge Mario Bergoglio repasó algunos de los problemas más graves que padece Latinoamérica: de la crisis económica y social a la pobreza, de la desocupación a la desigualdad y a la explotación de la naturaleza.

Destacó la riqueza cultural, histórica y de recursos naturales que tienen los países de la región, donde vive “buena gente” y solidaria, como –dijo- se ha podido comprobar en las recientes catástrofes naturales.

“Todos estos valores sociales están ahí, pero tienen que ser apreciados para ser potenciados. Ante esta situación se necesita un análisis que tenga en cuenta la realidad de las personas concretas, la realidad de nuestro pueblo”, indicó.

Más adelante instó a aunar esfuerzos para hacer frente a la emigración. Lamentó que gran parte de las causas de este fenómeno se podían haber afrontado desde hace ya bastante tiempo, pero advirtió: “Nunca es tarde”.

Lamentó que, en su búsqueda por estabilidad y trabajo, muchos inmigrantes sufren la violación de sus derechos; muchos niños y jóvenes son víctimas de la trata y son explotados, o caen en las redes de la criminalidad y la violencia organizada.

“La emigración es un drama de división: se dividen las familias, los hijos se separan de sus padres, se alejan de su tierra de origen, hasta los mismos gobiernos y los países se dividen ante esta realidad”.

“Se necesita fomentar una política conjunta de cooperación para abordar este tema. No se trata de buscar culpables y de eludir la responsabilidad, sino que todos estamos llamados a trabajar de manera coordinada y conjunta”.

Después urgió al diálogo para superar los “momentos difíciles a nivel político, social y económico” que están atravesando algunos países latinoamericanos. “El diálogo es esencial; pero no el diálogo de sordos”, precisó.

Llamó a todas las partes a tener actitudes receptoras que acojan sugerencias y compartan inquietudes, para lograr un intercambio recíproco de confianza, considerando al que está del otro lado un hermano con la mano tendida para ayudar, deseando el bien de las partes y estrechando vínculos de fraternidad y amistad para avanzar por caminos de justicia y de paz.

Al mismo tiempo lamentó que los ciudadanos que tienen menos recursos son los primeros en notar la corrupción que existe en las distintas capas sociales y la mala distribución de las riquezas.

“Sé que muchos países trabajan y luchan para lograr una sociedad más justa, promoviendo una cultura de la legalidad. (Por eso) la promoción del diálogo político es esencial”, insistió.

El ILLA es un organismo internacional creado en Roma en 1966 cuyos países miembros son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.