Crece violencia familiar; se duplica en vacaciones

“La violencia intrafamiliar repunta hasta en un 100 por ciento durante el periodo vacacional de verano, pues las personas no están acostumbradas a pasar tanto tiempo juntas, además de que se destapan ‘cloacas’ de violencia normalizada”, afirmó Verónica Terrazas, presidenta del Centro de Intervención en Crisis AC, Alma Calma.

La entrevistada señaló que por tratarse del periodo más largo de vacaciones y encontrarse un calor extremo como otro agravante, es que se registran más actos que van desde gritos, insultos hasta golpes de padres a hijos o de padre a madre, de tal forma que hoy en día 7 de cada 10 familias viven algún tipo de violencia.

Pese a lo anterior, la presidenta de Alma Calma señaló que las atenciones a casos de violencia disminuyen en general hasta en un 50 por ciento, pues las personas deciden no acudir a las terapias.

“Principalmente en esta época de verano se registran estos casos, además está el hecho de que no hay espacio donde los niños y niñas estén mientras los padres siguen su vida normal en los trabajos y se crea un caos en la dinámica familiar, pues no existe la costumbre de estar tanto tiempo juntos en la casa”, afirmó Verónica Terrazas.

Dijo, “si de por sí existe violencia ‘invisibilizada’ o normalizada, cuando se da la temporada de vacaciones se destapan todas las ‘cloacas’, hay madres que dicen que sus hijos van a salir de vacaciones, pero lo dicen como una carga porque ellas tienen que seguir el mismo ritmo pero los hijos están ahí sin poder salir a otras actividades”, ejemplificó.

Por otra parte, en las vacaciones de verano incrementan los conflictos en todo tipo de relaciones, sea entre pareja o con los hijos, y no acuden a terapia, a menos que se trate de un episodio crítico, “con eso de los horarios que se ven fluctuantes le bajamos a la norma de cumplir con un horario, las personas avisan que no van a ir o cancelan las citas a atención”.

“Los módulos de atención a violencia de la asociación Alma Calma, se encuentran en Cerro Grande y ahorita aún se tienen la citas completas, pero en julio y las dos primeras semanas de agosto bajan mucho, prácticamente en un 50 por ciento, en tanto que la violencia se destapa al doble, es decir en un cien por ciento.

Se dice que de cada diez familias, 7 viven violencia familiar, pero hay estadísticas que muestran que diez de cada 10 viven violencia en determinados niveles”, acotó la entrevistada.

“El concepto de violencia es muy amplio, y cuando se hace diferenciación del cien por ciento, del 0 al 50 pueden ser acciones que están normalizadas como regaños, restricción de dinero, que no es muy evidente, acoso moral, que no te peguen, que no te digan groserías pero te hacen sentir mal, o la misma indiferencia, una de las violencias más terribles para cualquier ser humano que no es considerado un delito pero que carcome”.

Agregó que actualmente la mayor parte de las familias chihuahuenses viven algún tipo de violencia en diferentes grados, “porque se tienen normalizados muchos valores como el que mamá y papá siempre tienen la razón y cuando los hijos se empiezan a confrontar con reglas entra la cultura adultocentrista”.

“Debemos saber que no estamos en una línea recta sino que cada vez que hay un cambio aunque sea planeado, se sabe que habrá un mes y medio o dos meses en que los hijos no irán a la escuela y se pueden ir preparando y tomando en cuenta las opiniones de hijos e hijas, qué vamos a hacer con estos horarios, es una buena opción de planeación”, afirmó.