Clausuran a Bafar tres tomas de agua que usaba ilegal desde hace 30 años

Por más de 30 años, la planta de Grupo Bafar que se encuentra en la carretera a Cuauhtémoc obtuvo agua de los mantos freáticos aledaños que pertenecen a un afluente de la presa El Rejón a través de varias tomas que se localizaron alrededor del inmueble y fueron ya clausuradas por personal de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) que, además, hace un análisis de todo el líquido vital que fue extraído para cobrarlo a la empresa propiedad de Eugenio Baeza Fares.
El presidente de la JMAS, Mario Mata Carrasco, confirmó el hallazgo de al menos tres tomas de agua, clausuradas ya, y a través de las cuales la planta Bafar obtenía el vital líquido que no pasaba por medidor. Debido a ello se desconoce todavía de cuánto sería el monto que representa el robo del agua.
Una de las tomas se encuentra en una parte de zona federal, por lo que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) era responsable de haber hecho el señalamiento, o detectado la extracción del agua por la planta Bafar.

El funcionario de la JMAS indicó que ya trabajan en la medición de las dos tomas que tenía la empresa Bafar en zona federal, de donde extraían el agua que no pertenece a la red hidráulica.

Aseguró que la empresa de Eugenio Baeza Fares pagará una cantidad “fuerte” por el aprovechamiento del agua, el cual no estaba regulado.

Si bien Mario Mata dijo desconocer desde cuándo la empresa comenzó a robar el agua de la zona federal, personal de Bafar indicó que las tomas se encontraban ahí desde la construcción del inmueble, hace más de 30 años.

Además, señalaron que existe una parte del terreno, en específico del estacionamiento para empleados, que forma parte de la zona federal y en la cual se construyó arbitrariamente.
Por dicha parte de la zona federal existe una cuenca de un arroyo que desemboca en la presa El Rejón y que fue destruido por la construcción del estacionamiento de empleados y visitantes de Bafar.

De las tomas de agua, dos se encuentran en una cuenca de zona federal, mientras que otra estaría alejada de dicho lugar.

Para determinar la cantidad de agua que se extrajo de dichas tomas, actualmente la JMAS se encuentra en análisis para saber cuánta fue e incluir el costo en la sanción que aplicarán a la empresa.

“Desconocemos desde cuándo, pero ya detectamos dos tomas y hay buena disposición de regularizarse y pagar los derechos de la infracción, además de incorporarse al consumo normal”, refirió Mario Mata.

El ingeniero Mata Carrasco señaló que no es de la red hidráulica de donde se encontraban extrayendo el líquido, sino de aprovechamientos de agua del río, que son federales pero finalmente deben pagarlos a la JMAS.

Lo anterior, explicó, es porque la Comisión Nacional de Agua (Conagua) da el usufructo de las aguas superficiales a la JMAS, “quien puede hacerlo (aprovechar el líquido) en el municipio es la Junta de Agua, tenemos la concesión y somos la autoridad competente para sancionar a quien esté utilizando el recurso sin autorización”.

Lo que deberá pagar Bafar es la sanción que se les aplique por la extracción ilegal del líquido, además se está midiendo el consumo que hayan explotado para cobrar en retroactivo hasta donde permita la ley.

Reiteró el presidente de la JMAS que no está permitida la extracción de agua sin el permiso correspondiente, por ello ya pusieron unos medidores para determinar cuánto fue y a cuánto asciende la multa y el consumo.