La Junta Local de Conciliación y Arbitraje se declaró incompetente para solucionar el conflicto laboral que existe entre la Junta Municipal de Agua y Saneamiento y el personal sindicalizado. Ante ello, Javier Ramos García, secretario general de ese organismo de trabajadores, mencionó que se analiza promover un emplazamiento en la ciudad de Chihuahua o bien, un amparo.

Refirió que se trata de un con conflicto que surgió porque la descentraliza planea el recorte de 270 trabajadores sindicalizados, en lugar de quienes ocupan un puesto de confianza.

El líder del sindicato consideró que por ser la JLCyA un organismo que depende de Gobierno del Estado, quien también es el patrón de la JMAS, no se quiso hacer cargo de este problema, por lo que el personal jurídico del sindicato analiza la siguiente medida legal a tomar para defender los derechos de los trabajadores.

Ramos García añadió que se dará como plazo hasta el 12 de junio para ver si hay una solución a este problema, de lo contrario, colocarán banderas rojinegras en las instalaciones de la JMAS como parte de la huelga.

Añadió que no se busca afectar a la ciudanía con un paro de labores de este tipo, por lo que el servicio no se suspendería en cualquiera de los escenarios.

Jefe de Información