Recuperar combustible en fuga de tomas, también es negocio

El secretario General de Gobierno de Puebla, Diódoro Carrasco Altamirano, negó que haya sido espontánea la decisión de personas en San Francisco Tláloc de recoger el combustible de la fuga en un ducto de Pemex, causada por una toma clandestina.

Quienes se dedican a ‘la rapiña’ cobran 500 pesos.

Según el funcionario es una estrategia de bandas del crimen organizado, las cuales generan el derrame y la laguna, el este caso de Diesel, cobran a cada familia una cuota por la entrada y después les compran el producto, como sucedió en esta comunidad del municipio de San Matía Tlalancaleca.

Se abre una toma de fuga de esta naturaleza se generan estanques, se convoca a la población, les cobran 500 pesos para poder entrar a la recopilación de combustible robado, combustible que después ellos mismos compran, primero les cobran una cuota y pasa lo que vimos en escenas de televisión, gente de la población civil muy equipadas”, afirmó.